[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

En estas condiciones… ¿Elecciones?

opinion

Nos piden que, mediante el voto, nos hagamos cómplices del sistema corrupto.

El reciente informe que presentó la CICIG en relación al financiamiento de partidos políticos es una clara advertencia. El actual sistema de organización partidaria está fundado en la corrupción. Y, por ende, elegir dentro de las posibilidades que nos ofrecen resulta en darle el espaldarazo, estar en connivencia, con la corrupción.

 

¿Qué pasaría si la CICIG y el MP tuvieran la capacidad de investigar todos los actos de corrupción en los que están involucrados los dirigentes políticos? ¿Tendrían las cárceles suficiente capacidad para alojarlos? Prácticamente destruyeron el espacio político, único lugar donde las diferencias de los guatemaltecos se podrían dirimir de manera pacífica. Si queremos construir un país próspero, basado en el respeto al ciudadano y al Estado de Derecho, nuestros enemigos son los postulantes a los cargos públicos en esas papeletas de votación. Líderes espurios que construyeron un sistema perverso para hacer un tipo de política que no está orientado al bien común, sino al enriquecimiento ilícito.

 

Hoy día la defensa de la “institucionalidad” significa apoyar el sistema perverso de elecciones que legitima el enriquecimiento ilícito. Convocarnos a participar es llamarnos a la complicidad, pues nuestro voto legitimará un proceso atravesado por la perversión, el fraude electoral, la transgresión a la ley, y en muchos casos, la permisibilidad del sistema que permite a personajes que han robado de las arcas públicas participar, para continuar el latrocinio. ¿Cómo podemos votar así?

 

Los juristas se han cerrado alrededor de una postura rígida. Las leyes son intocables. Las elecciones deben seguir su curso, aun cuando signifiquen dar un paso al abismo. Esperar cuatro años para realizar un cambio es como decirle a un enfermo terminal que debe esperar para recibir su medicamento. Cuatro años que serán utilizados al máximo para terminar los procesos de destrucción que están bien encaminados. ¿Cómo podemos desde la ciudadanía apoyar este desafuero?

 

Así las cosas, solamente existe una opción: desarticular el actual sistema político. Rehacer las normas que lo regulan, permitir la emergencia de liderazgos sanos. El proceso de reacomodo necesita de juristas creativos, gente que pueda integrar los preceptos de la ley con los fines que promulga la Constitución Política de la República. Y no me vengan con que el hecho de hacerlo es faltar a la institucionalidad. Resulta risible el argumento porque hace aparecer a la institucionalidad como una sombrilla destinada a proteger a los delincuentes que se amparan en ella para destruir todo lo que significa. El Estado de Derecho debe servirnos para reconstruir el país, no lo convirtamos en una herramienta al servicio de quienes quieren destruirlo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Chris Stein / AFP
Curas, psicólogos y perros, en medio del derrumbe

Mientras los rescatistas peinan los escombros del edificio derrumbado en Surfside, Miami Beach, con la esperanza de encontrar sobrevivientes, personal de ayuda de todo Estados Unidos ha viajado a la ciudad para ofrecer desde comida hasta oraciones y terapia.

noticia AFP
Casas de narcos tienen nuevos dueños
noticia José Alejandro Arévalo Alburez
Guatemala no se detiene

Convirtiéndonos en el jaguar latinoamericano.



Más en esta sección

Cinco sitios arqueológicos que puedes visitar en Guatemala (y no son Tikal o Iximché)

otras-noticias

La inflación anual subió ocho décimas en la eurozona en agosto, hasta el 3 por ciento

otras-noticias

Sobrino de diputada Sofía Hernández acepta ser extraditado a EE.UU. por narcotráfico

otras-noticias

Publicidad