[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La crisis camina sola

opinion

Los bandos están abiertamente definidos.

La clase política no se ha enterado que está en crisis. El MP y la CICIG finalmente la ha pillado con las manos en la masa y la gente se ha indignado. Es una indignación profunda y extendida que los políticos menosprecian. En un país normal la mayoría calificada del Congreso ya habría renunciado, igual que el presidente de la República y la mayoría de quienes integran su gabinete. El TSE habría aplicado masivamente el Artículo 113 de la Constitución y ante la ausencia de “capacidad, idoneidad y honradez”, revocarían su propia convocatoria. Un gobierno de transición y unos diputados en verdad apenados estarían produciendo las reformas políticas e institucionales para regenerar el sistema y darle horizonte al Estado.

 

Acá, no. Los diputados van a tensar la pita hasta el último momento y, si acaso, aprobarán las reformas que a ellos les conviene. Están con el cronómetro en mano esperando a que sea 6 de septiembre. Según ellos ahí van a adquirir un nuevo tanque de oxígeno y el primer día 15 a las 15:00 horas del próximo año darán los golpes de efecto que supuestamente les legitimarán, volviéndolos intocables durante la siguiente década. No están dispuestos a tapar la marimba y que se acabe su fiesta.

 

La sociedad conservadora no sabe qué hacer. Teme que se les mueva el suelo y parece resignada a que esta clase política se haga de todas las llaves de carcelero de la sociedad entera. La sociedad liberal protesta y propone, pero los diputados les juegan la vuelta. Tres actores en línea –empresarios, sociedad civil y comunidad internacional– no logran ejercer presión sobre el mismo punto ni al mismo tiempo, y la clase política se les escabulle como pez entre las manos.

 

Esperemos entonces al 6 de septiembre. Veamos qué tanto les retornan sus multimillonarias “inversiones” de campaña a los políticos. Si cada voto en las pasadas elecciones les costó Q75, ahora no será menos de Q150, por el abstencionismo y el simbólico voto nulo. A las empresas que levantan encuestas de intención de voto les está costando cuadrar el círculo. Casi la mitad de los entrevistados se niega a responder los cuestionarios porque rechazan a esos políticos. Cuando el diseño muestral se descuadra de manera tan notable se introduce un sesgo en los resultados. Así que a las cifras que nos enseñan hay que aplicarles un descuento. Por ejemplo, a un candidato que aparece con 30 por ciento de intención de voto deben restárseles alrededor de nueve puntos, y así sucesivamente.

 

La crisis camina con su propio combustible, no importa que nos encontremos en un callejón sin salida. Los bandos están abiertamente definidos: la sociedad vs. las mafias.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rogelio Salazar de León
¿Quién lo diría…? La democracia es una gran cosa

Si entendemos a la democracia como una especie de espejo y, luego, se intenta cruzar por sus pasajes secretos, esos que muestran más de lo que se ve, los guatemaltecos tendríamos que atender o poner atención a quién nos representa.

noticia AFP
Los chilenos empiezan a elegir a los redactores de su nueva Constitución

Se decidió que esta elección dure 48 horas por la nueva ola de la pandemia, que aplazó por cinco semanas esta cita prevista para el pasado 11 de abril.

noticia AFP
Spike Lee, una voz propia desde hace más de 30 años

El primer afroamericano desginado como director de Cannes comenzó su historia en festival en 1986.



Más en esta sección

PNC y MP localizan 144 paquetes de cocaína en Livingston

otras-noticias

Llegan al país 307 mil 200 dosis de AstraZeneca donadas por España

otras-noticias

Sindicato de Empornac manifesta en contra de las autoridades de la portuaria

otras-noticias

Publicidad