[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Crisis política y movimiento social

opinion

Entre institucionalidad y resistencia.

En este país capas medias y conglomerados de desheredados, han empeñado décadas de su vida a transitar por las malolientes avenidas de la zalamería… del chaquetazo a tiempo; no se trata de actitudes individuales, tan acendrado está el asunto que tiene expresiones colectivas e institucionales: “vestir de indios” a funcionarios y adinerados, declarar hijo predilecto a cuanto diputado o chafa visita el pueblo y peor aún: como lo hace Arzú Irigoyen –por razones de linaje y pretendida ascendencia– rendir culto a Pedro de Alvarado y a los viejos dictadores. Estos ritos han dejado huella en la conciencia colectiva, a tal grado que cuanto hemos tratado de decir ¡Basta! Hubimos de transitar trabajosamente del sonido gutural al murmullo y de este ¡por fin! al grito pelado: Otto C… te vas a ir al bote, obviamente teníamos entumecidas las mandíbulas, los músculos y otras importantes partes del cuerpo.

 

La justificación a la actitud rastrera tiene miles de argumentos: que si el chance deseado, el ascenso laboral, el pacto colectivo, preservar institucionalidad, o, la bolsa de alimentos; no es en balde nuestra actual reputación en América Latina: sociedad permisible y apagada, luego del fragor de la guerra. Sin embargo, no es justo examinarnos de forma tan lapidaria, sin evidenciar la excepción a tan venal actitud: los Movimientos Sociales Históricos, aquellos núcleos que no han claudicado, ni en la guerra ni en la paz: señalando a los opresores, a los sátrapas, exigiendo juicio y castigo; demandando: vivos se los llevaron vivos los queremos. Aquellos que bajo la bala asesina han reivindicado tierra y trabajo, que animaron comunidades a organizarse y defender sus bienes naturales. Por décadas nos hemos negado a escuchar aquellas voces, sabias voces; ellos y ellas han tenido y tienen clara la ruta: democracia social y poder del pueblo. Lo que el guatemalteco medio reclama hoy.

 

Democratizar la institucionalidad y defender legítimos derechos. Esta es la síntesis del Movimiento de los Pueblos Indígenas y los Campesinos, que bajo su propia dirección y organizados en la Asamblea Social y Popular, han propuesto a esta sociedad una ruta de salida a la crisis: “gobierno transitorio ejercido por una especie de Consejo de Estado multisectorial y Multiétnico, Asamblea Constituyente que diseñe el nuevo Estado bajo premisas de inclusión social, económica y política, administración comunitaria de los bienes naturales y ejercicio pleno de soberanía nacional y de pueblos”. Se trata de un proceso ordenado, curtido en los soles de los abuelos y en las lunas de las abuelas. Signos de futuro.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
FECI allana una finca por caso ligado al hallazgo de Q122 millones
noticia EFE
Agencia de la UE recomienda restringir viajes
noticia AFP
Demócratas acusan a Trump de regocijarse con la violencia

Durante la sesión, fiscales en el proceso del juicio político mostraron videos inéditos del ataque al Capitolio.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Más de la mitad de los municipios sigue en alerta máxima por el COVID-19

otras-noticias

México enviará vacunas contra el COVID-19 a Guatemala en los “próximos días”

otras-noticias

Capturan a mujer por posible infanticidio

otras-noticias

Publicidad