[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El referéndum en Grecia

opinion

Un serio problema para los acreedores y socios de ese país.

La aplastante victoria del No en el referéndum griego plantea un serio problema para los acreedores y socios de ese desdichado país, pero también para sus gobernantes. Los primeros insinuaron –en ocasiones más bien advirtieron y de manera explícita– que el No implicaría la salida del euro; los segundos prometieron que el No obligaría a un nuevo y mejor acuerdo de rescate, de menor austeridad y mayor reducción de la deuda. Ambas afirmaciones eran falsas, y ahora va a salir el peine, bien cochino, por cierto.

 

No es concebible la salida griega del euro por una sencilla razón, que encierra varias explicaciones más complejas. El regreso al drachma –corolario ineluctable de la salida– implica la destrucción de activos e ingresos de la sociedad griega en dimensiones desconocidas en el mundo desde Weimar: pensiones, deudas, ahorros, contratos. La analogía no es mía: el Ministro de Economía (no de Finanzas) de Francia instó a sus colegas a no imponerle a Grecia un nuevo Tratado de Versalles. El caos sería inmanejable, en el flanco suroriental de Europa: frente a Siria, Turquía, la ribera sur del Mediterráneo, los Balcanes al norte, y Putin al acecho en Moscú.

 

Pero tampoco puede Bruselas darle la razón a Siriza, a Tsipras y al 60 por ciento de la sociedad griega que se niegan a aceptar un ajuste brutal, sin duda, pero inevitable. El precedente para otros países hoy o mañana –y los habrá– es demasiado peligroso. Una nueva renegociación de la inmensa deuda griega ayudará a la larga, pero el recorte fiscal, la extensión de la edad de retiro, el aumento de impuestos, la venta de activos públicos –la austeridad semigermana– seguirán vigentes durante un buen tiempo. Los europeos del norte, tan sujetos a su democracia como los griegos a la suya, no podrán prestar o regalar más dinero sin dolorosas y enormes concesiones de Grecia y de su coalición gobernante.

 

Aquí yace un pequeño prietito en el arroz para todos los admiradores de Tsipras y la llamada izquierda de Grecia, desde Podemos hasta Nicolás Maduro pasando por Cuba y La Jornada. Siriza tiene mayoría en el parlamento gracias a su alianza con Griegos Independientes, un partido antisemita y xenófobo; logró la constitucionalidad del referéndum gracias al apoyo de Amanecer Dorado, un partido neonazi. Se trata de una izquierda muy peculiar, que prometió el oro y el moro, y ahora tendrá que ceder en el oro, para cumplir su promesa no tan tácita del moro: que el rechazo a la austeridad no implica la salida de Europa.

 

*Ex Canciller de México.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Édgar Gutiérrez
Un embajador con escopeta, sin licencia

El medio consuelo de tontos.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Congreso juramenta a Mynor Moto como magistrado de la CC
noticia Redacción Suplementos
Presentan la última serie Samsung Galaxy A


Más en esta sección

Premios Emmy: Las predicciones comienzan a cumplirse

otras-noticias

Infamias indignantes en la frontera las ultimas dos semanas

otras-noticias

París SG gana y Messi se molesta tras ser sustituido

otras-noticias

Publicidad