[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

El difícil combate a la pandemia

opinion

Si algo ha quedado claro en estos casi dos años de pandemia es que no existe una receta mágica para salir de ella. Las medidas que hace 12 o 15 meses parecían ser las más adecuadas ahora son fuertemente cuestionadas en muchos lugares del mundo. Cada vez es más común enterarse de amplios grupos de la población que protestan contra los confinamientos, el uso de la mascarilla, las limitaciones de aforo e, incluso, contra las vacunas. Algunos de los países que aprendieron su lección durante la primera ola de contagios y que tomaron medidas para hacer frente a las olas que en este momento nos azotan, ven hoy sus sistemas de salud rebasados por la aparición de variantes más contagiosas. No se confunda este preludio como una pírrica defensa a la forma en que nuestro Gobierno ha hecho frente a la pandemia, una defensa del tipo “mal de muchos consuelo de tontos”; sin embargo, para ser justos, hay que reconocer que todos los gobiernos alrededor del mundo, en mayor o menor medida, han cometido errores en su respuesta a este mal.

Si se considera que la efectividad del sector público guatemalteco, desde mucho tiempo antes de que el SARS-CoV-2 apareciera en la escena, era de las más bajas del mundo, no debería causar sorpresa alguna los variados problemas que aquejan al sistema de salud en el combate de esta pandemia. Cínicamente hablando, mucho ha hecho el sistema de salud haciendo frente a la pandemia dados los problemas sistémicos que caracterizan a la gestión pública guatemalteca. Dicho esto, la situación que hoy afrontamos es producto de una multiplicidad de factores, desde el cansancio de la población con el uso de la mascarilla, distanciamiento social y demás medidas de bioseguridad hasta la lentitud en el proceso de vacunación, acusaciones de corrupción en la gestión de la pandemia y bajos niveles de credibilidad del gobierno de turno. Estas circunstancias nos ponen hoy en una situación en extremo complicada, en que cualquier decisión que se tome, o no se tome, para tratar de frenar los contagios dejará más gente molesta que gente contenta. Por tanto, más que seguir buscando culpables en el sector público, donde claramente los hay, es preciso que reconozcamos que, como cada uno de nosotros, tiene cierto grado de responsabilidad en la situación que hoy vive el país. Dado este estado de cosas, la herramienta más poderosa para combatir la pandemia ha estado y sigue estando en manos de cada uno de nosotros.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Jo Ríos (*) / Economía y Derecho
Confianza y prosperidad

Un país donde sus actores trabajan de forma constante en fortalecer el Estado de derecho, desarrolla buena reputación en materia de seguridad jurídica.

 

noticia AFP
Djokovic se consagra en Australia

Descalificado en el último US Open, y después aplastado en la final de Roland Garros, Novak Djokovic se reencontró con la gloria en su torneo preferido, el Abierto de Australia, para apuntarse un ‘Grande’ en esa carrera a tres que mantiene con Roger Federer y Rafa Nadal.

 

noticia Fotografía/elPeriódico
El resumen del día en imágenes


Más en esta sección

Unos 19 mil haitianos se encuentran varados en la frontera de Colombia y Panamá

otras-noticias

Costa Rica y Nicaragua atienden brote de malaria en comunidad fronteriza

otras-noticias

Nicaragua amplía puestos de vacuna contra la COVID-19 que tiene alta demanda

otras-noticias

Publicidad