[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

¿Supresión de la OEA?

opinion

En recientes declaraciones a la prensa, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, informó que el Gobierno mexicano, presidido por Andrés Manuel López Obrador (conocido como AMLO), está gestionando crear una organización que sustituya a la Organización de los Estados Americanos (OEA). “¿Cuál es la propuesta de México? Adiós OEA en su sentido intervencionista, injerencista, hegemonista, y que venga otra organización que construyamos políticamente en acuerdo con EE. UU. para el siglo XXI, ya no el siglo XIX o el siglo XX, la Guerra Fría”, dijo Ebrard.

El Canciller mexicano aseguró que el discurso de AMLO supone la construcción de otra relación entre América Latina, el Caribe y EE. UU. Seguidamente, Ebrard fustigó al secretario general de la OEA, Luis Almagro: “Alguien le tiene que mandar un oficio, o algo, a Almagro, pero la OEA no puede seguir siendo un instrumento de intervención”.

AMLO, por su parte, expresó: “Digamos adiós a las imposiciones, a las injerencias, a las sanciones, a los bloqueos. Es momento de sustituir a la OEA por un organismo autónomo y no lacayo de nadie, sino mediador para toda la región”. “La propuesta es, ni más ni menos, construir algo semejante a la Unión Europea (UE), pero apegado a nuestra historia, nuestra realidad y a nuestras identidades”, agregó el mandatario mexicano. La iniciativa del gobierno de AMLO fue respaldada por los regímenes de Venezuela, Cuba y Bolivia, de corte autoritario, y rechazada por el Gobierno de Colombia.

Ebrard adelantó que en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se llevará a cabo el 18 de septiembre, se tiene el propósito de fijar los siguientes pasos en aras de la desaparición de la OEA, y “que México pueda, con el excelente diálogo que tiene el presidente López Obrador con el presidente Biden y la vicepresidenta Harris, ser quien pueda facilitar que se llegue a este acuerdo”. Se trata, dijo Ebrard, de una arquitectura política, otro diseño político en las Américas. “Es una aspiración mayor, pero también es una exigencia”, concluyó.


Este nota de opinión es parte del boletín de opinión. Si te gustaría leer notas de este tipo puedes suscribirte aquí.


Los gobiernos latinoamericanos críticos de la OEA, especialmente aquellos de corte autoritario, demandan la no injerencia de la OEA en los “asuntos internos” de los países y el respeto a su soberanía nacional a ultranza, extremo que contrasta con la propuesta de AMLO en el sentido de que la OEA se sustituya por una suerte de UE, lo que supondría la renuncia a la soberanía nacional en aras de la cooperación, la unidad y desafío común. Sin duda, los regímenes despóticos resienten la fiscalización de sus procesos políticos y electoreros, bajo la Carta Democrática Interamericana, así como los cuestionamientos sobre las graves violaciones de derechos humanos, atrocidades incluso, en los países de la región, que se traducen en la investigación y juzgamiento de esos actos deleznables en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) y ante la Corte Penal Internacional (CPI). De hecho, el régimen bolivariano de Venezuela optó por retirarse del SIDH y para ninguno es un secreto que algunos de sus connotados líderes están siendo investigados y juzgados ante la CPI por crímenes de lesa humanidad.

En todo caso, la Celac, que coexiste armónicamente con la OEA, es un mecanismo de concertación e integración regional fundado en 2011, en respuesta a la necesidad de realizar esfuerzos entre los Estados de América Latina y el Caribe con el fin de avanzar en la unidad y en la integración política, económica, social y cultural; aumentar el bienestar social, la calidad de vida, el crecimiento económico de la región, y promover el desarrollo independiente y sostenible, sobre la base de la democracia, la equidad y la más amplia justicia social. Por tanto, es un buen diseño que, junto a la OEA, fomenta el gobierno democrático, el Estado de derecho, la cooperación y la prosperidad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Tormenta de arena y polución, el cóctel que asfixia a Pekín

En la red social Weibo, los internautas convirtieron al fenómeno en uno de los asuntos del día.

noticia AFP
Jagger y Grohl cantan al fin del confinamiento

Con Eazy Sleazy se burlan de las reuniones por Zoom, los excesos de televisión y los cocineros improvisados.

noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
Presenciando el suicidio del Estado ladino guatemalteco

El Estado ladino descalabrado, es el que persigue a sus propios integrantes, aquellos que han intentado enderezarlo.



Más en esta sección

Unos 19 mil haitianos se encuentran varados en la frontera de Colombia y Panamá

otras-noticias

Costa Rica y Nicaragua atienden brote de malaria en comunidad fronteriza

otras-noticias

Nicaragua amplía puestos de vacuna contra la COVID-19 que tiene alta demanda

otras-noticias

Publicidad