[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Entre el peligro y la oportunidad

opinion

La consigna que identifica a los grupos que han protestado durante los últimos días es la de reclamar la renuncia del Presidente y de la fiscal general. Esta demanda tiene importantes connotaciones, dadas las funciones que ambas figuras cumplen en la organización política del Estado de Guatemala, pero no puede ni debe confundirse como un simple anhelo de querer ver “caras nuevas” al frente de tan importantes cargos. Habría que ser muy ingenuo para creer que con solo cambiar a las personas las instituciones funcionarán de manera diferente. Ciertamente, mejores personas, más honestas, más calificadas y mejor intencionadas pueden hacer más al frente de las instituciones públicas; sin embargo, está claro que mientras el esquema de incentivos, limitaciones, oportunidades y castigos continúe siendo el mismo, es muy probable que se sigan obteniendo los mismos resultados; es decir, muy pocos o ninguno. Leyendo entre líneas lo que subyace detrás de esta petición de renuncia, se descubre que es profundo el hartazgo ciudadano en relación con una multiplicidad de temas que están haciendo crisis. 

Desde esta perspectiva, la destitución de Sandoval es solamente un asunto más de esta larga lista de cuestiones que molestan a la población, entre las que destacan la gran y pequeña corrupción, la deficiente gestión de la vacunación, el opaco e inefectivo manejo de los fondos públicos, la falta de oportunidades económicas y la alevosía y ventaja con que actúan los grupos afines al poder. Estos problemas tienen relación con el combate a la corrupción y a la impunidad, pero requieren también acciones en muchos otros campos de la gestión pública para ser resueltos de manera efectiva. Estos y otros muchos problemas son producto de la disfuncionalidad sistémica del sector público, desde la planificación hasta la fiscalización del gasto, pasando por la presupuestación, ejecución y rendición de cuentas. Después de todo lo que nos ha tocado vivir en los últimos años y atestiguar en el ámbito internacional, es claro que este tipo de asuntos no mejorarán por arte de magia ni por el hecho de poner nuevas caras al frente o dar virajes ideológicos radicales. Este tipo de asuntos demandan importantes reformas específicas de las que nadie está hablando; esta crisis podría ser el primer paso para iniciar un proceso virtuoso de este tipo de reformas. Parafraseando a Einstein, “la verdadera crisis es la crisis de la incompetencia”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Sergio Ramírez es acusado en Nicaragua por “incitar al odio y la violencia”
noticia Sputnik
Video: El coro de una iglesia canta para espantar a una lechuza, pero el ave se pone a bailar

El insólito momento fue captado por uno de los fieles.

noticia Isela Espinoza/elPeriódico
Red Chapina lanza app para enviar remesas desde Guatemala

El desarrollo de RCH App garantiza la protección de datos de los usuarios.



Más en esta sección

Ciudadanos no están acudiendo a colocarse la segunda dosis contra el COVID-19

otras-noticias

Militares franceses matan al jefe del EI en el Gran Sáhara, buscado por EE.UU.

otras-noticias

Putin admite la existencia de “decenas de personas” de su entorno con COVID-19

otras-noticias

Publicidad