[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Amargo futuro se cierne sobre Nicaragua

opinion

La grave situación política y de violación a los derechos humanos que vive Nicaragua merece el más enérgico repudio de la comunidad internacional. Después que la semana pasada tres de nuestros cuatro vecinos, México, Honduras y Belice, junto con Argentina y Dominicana, se abstuvieron de apoyar la resolución condenatoria de la OEA, el llamado a consulta del embajador mexicano en Nicaragua parecía ser una señal alentadora en relación con un cambio de postura por parte del Gobierno mexicano. No obstante, las recientes declaraciones de López Obrador resultan, en el mejor de los casos, desalentadoras en torno al papel que México podría jugar en la resolución de esta crisis. Si bien el mandatario del vecino país tiene razón cuando demanda que en Nicaragua no ocurra nada por “la fuerza”, sino “todo por la razón y el derecho”, peca de una ingenuidad extrema cuando añade que debe ser el “pueblo el que de manera libre decida sobre las elecciones”, como si a estas alturas del partido hiciera falta todavía demostrar que lo que está sucediendo atenta contra la libertad del pueblo nicaragüense de decidir su propio destino. La libertad de votar nulo o en blanco, o no acudir a las urnas electorales, sale sobrando en las condiciones que vive Nicaragua: no necesita Ortega de ningún porcentaje mínimo de preferencias del electorado para reelegirse; en ausencia de candidatos opositores independientes, no de opositores de “fachada”, alineados al régimen, este personaje tiene la victoria asegurada.

Dadas estas circunstancias, resulta muy difícil comprender el llamado de López Obrador a que en “Nicaragua (…) se constituya un gobierno democrático, libre, con la legalidad y legitimidad suficiente, sea de la tendencia que sea”. ¿A qué tipo de legalidad y legitimidad está haciendo referencia? No se puede hablar de legalidad y legitimidad en un contexto en que el régimen de Ortega controla todos los elementos del juego: los árbitros son meros sirvientes del régimen; a la competencia real, potencial e imaginaria las sacó del juego, y si esto no bastara, él es el dueño del balón y de la cancha y, si hiciera falta, tiene la potestad para cambiar las reglas del juego como le venga en gana. Las medidas que pueda tomar la comunidad internacional contra la dictadura de Ortega no constituyen intromisión alguna en asuntos de otros países, como insinuara entre líneas López Obrador hace unos días, sino lo que manda la solidaridad cuando, como diría Darío: “Un gran vuelo de cuervos mancha el azul celeste. Un soplo milenario trae amagos de pestes. Se asesinan los hombres en el extremo Este”, en un pueblo hermano.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Se suben a carritos de compra y llaman la atención en una calle de Inglaterra

Las graban subidas a sus carritos de la compra y bailando con la música a todo volumen.

noticia IN ON CAPITAL
Cinco claves que impactarán a Wall Street

Yellen respalda a Jerome Powell para un segundo mandato en la Fed.

noticia Redacción elPeriódico *
Dos hombres son asesinados en menos de cuatro horas en Morales, Izabal

Uno de los fallecidos es de nacionalidad hondureña.



Más en esta sección

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

EE.UU. aumentará “vuelos de deportación” para inmigrantes

otras-noticias

Publicidad