[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Polarización en Perú

opinion

La ausencia de declaración por parte de la autoridad electoral de un claro vencedor en la segunda vuelta electoral celebrada en Perú el pasado domingo 6 de junio mantiene en zozobra a la sociedad peruana, que no sabe, a ciencia cierta, si la política de su país dará un giro hacia la izquierda radical, con vocación totalitaria, o si se desplazará hacia la extrema derecha, con vocación autoritaria.

Aunque ambos candidatos, Pedro Castillo (Perú Libre) y Keiko Fujimori (Fuerza Popular), se manifiestan en favor de la democracia institucional, los dos anticipan gobiernos verticalistas e intolerantes, por lo que el futuro político peruano se visualiza incierto e, incluso, matizado por la intransigencia y la ingobernabilidad, así como por la inestabilidad política, económica y social.

Este ambiente de crispación se manifiesta en las marchas y reclamos de ambas agrupaciones políticas. Ambas opciones se autoproclaman vencedoras en los comicios. Según sondeos y resultados preliminares, Castillo aventaja a Fujimori por 44 mil votos, aunque esta cuestiona la emisión de 200 mil votos a favor de Castillo. Una situación muy similar ocurrió en la segunda vuelta electoral celebrada en 2016, cuando Pedro Kuczynski venció a Keiko Fujimori por 41 mil votos. Por cierto, Fujimori compite por tercera vez consecutiva por la presidencia de Perú (2011, 2016 y 2021) y en las tres oportunidades ha llegado a la segunda vuelta electoral, contra Ollanta Umala, Pedro Kuczynski y Pedro Castillo, respectivamente.

Los reclamos de fraude electoral de Fujimori se asimilan a los de Guatemala con motivo de las elecciones generales de 2019. En ambos comicios se cuestionó el registro cibernético de los resultados. De hecho, en Guatemala, la convalidación de la OEA salvó la situación para la autoridad electoral, aunque el descontento y el desprestigio de esta fueron abrumadores. En Perú, la OEA ha declarado que las elecciones fueron transparentes, aunque los reclamos de fraude no cesan.

De cualquier manera, el Perú quedará partido por la mitad. Si Castillo es declarado triunfador, se avizora una asamblea constituyente con miras a reformar la Constitución, aunque se tornará una difícil brega para el oficialismo dado que no contaría con mayoría parlamentaria. Además, la caída de tres presidentes y el suicidio de un expresidente durante el último período presidencial no da seguridad de que el nuevo gobernante terminará su mandato.

Por el contrario, si Fujimori es proclamada vencedora de los comicios, el sur del país, bastión de Castillo, entraría en crisis total, aunque las perspectivas de gobernabilidad de Fujimori serían bastante mejores que las de Castillo. Lo cierto es que al electorado peruano le tocó elegir entre el hambre y el ayuno, sin perjuicio de que es muy difícil que prevalezca una actitud dialogal que permita arribar a consensos. Por lo menos, Keiko Fujimori ya anticipó que respetará la decisión de la autoridad electoral, lo que deja abierta la puerta para una transición pacífica.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Cultura
¿Cuál es el origen del Día de la Cruz?

Santa Elena, quien era la madre del emperador Constantino, hizo un hallazgo que marcó la conmemoración.

noticia AFP
Roger Federer sigue imparable

El suizo Roger Federer (8º en ranking ATP) se clasificó este jueves a tercera ronda de Roland Garros tras derrotar 6-2, 2-6, 7-6 (7/4), 6-2 al croata Marin Cilic, exnúmero 3 del mundo y actualmente 47º.

 

noticia Redacción
América en un vistazo

Le compartimos una lectura rápida a la región en tres notas:



Más en esta sección

Sputnik V: La ruta de un contrato que fracasó

otras-noticias

Guatemala al instante

otras-noticias

Machu Picchu celebra 110 años de su salto a la fama mundial

otras-noticias

Publicidad