[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

La dictadura sandinista asfixia la libertad política en Nicaragua

opinion

La dictadura del binomio Ortega-Murillo, conformado por la pareja de esposos Daniel Ortega Saavedra y Rosario Murillo Zambrana, abanderada del socialismo del siglo XXI e integrante del bolivariano grupo ALBA, que gobierna Nicaragua con puño de hierro, gracias al apoyo incondicional de las fuerzas armadas sandinistas, institucionalizadas a raíz del triunfo del movimiento insurgente que derrocó, de manera cruenta, del régimen autoritario de Anastasio Somoza, el 19 de julio de 1979.

Ortega ha gobernado Nicaragua durante dos etapas de la historia nicaragüense, de 1984 a 1990 y de 2007 a 2021, ambas caracterizadas por el despotismo y la opresión. En 1990, se vio obligado a someter su reelección presidencial a elecciones libres, debido a la agudización del enfrentamiento entre “contras” y “compas”, así como a la pérdida de apoyo de la extinta URSS, comicios en los cuales fue derrotado por la líder opositora Violeta Barrios de Chamorro. No obstante, en 2006, Ortega recuperó la Presidencia, gracias a una serie de maniobras legislativas que le garantizaron ganar las elecciones sin obtener la mayoría absoluta de votos. El control absoluto de los Poderes Legislativo, Ejecutivo, Judicial y Electoral le aseguró una reforma constitucional que lo habilitó para reelegirse en 2011 y 2016, en medio de acusaciones de haber consumado sendos fraudes electorales. En 2016, se hizo elegir con su compañera de vida, Rosario Murillo Zambrana, como vicepresidenta, formando el binomio de los Ortega-Murillo.

A partir del 18 de abril de 2018, a raíz de las protestas derivadas de la reforma del INSS, la represión gubernamental se volvió terrible y sangrienta. La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) estima que las fuerzas del orden público y grupos incontrolados del régimen sandinista han asesinado entre 450 y 535 personas, así como han sido responsables de la desaparición de 1,300 personas, de cientos de presos políticos y del exilio de más de cien mil nicaragüenses.

En medio de la turbulencia política, así como de la intervención de partidos opositores, el régimen de los Ortega-Murillo, a través de una sumisa autoridad electoral, convocó a elecciones generales para el 7 de noviembre de este año. Sin embargo, la dictadura sandinista no contó con que la prestigiosa periodista Cristiana Chamorro Barrios, hija del periodista-mártir Pedro Joaquín Chamorro, asesinado por la dictadura somocista en 1979, y de Violeta Barrios de Chamorro, expresidenta de Nicaragua, participaría como presidenciable en los comicios. Chamorro Barrios dirige el diario independiente La Prensa y fue estrecha colaboradora de su madre durante su gobierno (1990-7). Además, creó la Fundación Violeta Barrios.

Ante el evidente riesgo para la dictadura, el martes 1 de junio, después de que Cristiana Chamorro Barrios se registró para participar en el proceso interno del partido Ciudadanos por la Libertad, del cual deberá surgir un candidato presidencial opositor único, la Fiscalía de Nicaragua abrió una investigación penal en su contra por la supuesta comisión de los “delitos de gestión abusiva, falsedad ideológica en concurso real con el delito de lavado de dinero, bienes y activos” con motivo de la administración de la referida fundación. Asimismo, un juez decretó su inhabilitación política “por no estar en pleno goce de sus derechos civiles y políticos, por encontrarse en un proceso penal investigativo”, así como el allanamiento de su residencia y su arresto domiciliario, bajo estricta vigilancia e incomunicación.

Por supuesto, la reacción de la comunidad internacional ha sido unánime en condenar este ultraje a la democracia institucional y las libertades civiles en Nicaragua. Sin embargo, la dictadura sandinista, del mismo corte de la venezolana, la cubana y la boliviana, permanece inmutable y ajena al rechazo internacional, al igual que en 2018, después del grave atropello en contra del pueblo nicaragüense. No pasa nada, pareciera ser el lema del régimen estalinista de los Ortega-Murillo. 

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia  Lorena Álvarez elPeriódico
Empresa de implicado en caso de corrupción sigue como contratista

La UCEE adjudicó el remozamiento de tres escuelas ubicadas en Zacapa a vinculado en el Asalto al Ministerio de Salud.

noticia Redacción Cultura
La Malinche, su casa y su relación con Guatemala

La hija de Rina Lazo y Arturo García Bustos habla acerca del monumento histórico en el que habitaron.

noticia Europa Press
Así visitaremos un asteroide

El chasis de propulsión eléctrica solar (SEP), elaborado por el equipo de Maxar Technologies en Palo Alto, California, es del tamaño de una furgoneta y representa más del 80 por ciento (en masa) del hardware que finalmente constituirá la nave espacial Psyche.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Día del Maestro: la docencia y el laberinto que no se ve tras la pantalla

otras-noticias

Se reporta 99 desaparecidos en el derrumbe de un edificio en Florida

otras-noticias

El ingrato abandono del litoral

otras-noticias

Publicidad