[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Lecciones colombianas para Guatemala

opinion

Últimamente no se ha hablado mucho de aumentar la recaudación tributaria; nadie en su sano juicio, incluso quienes más rabiosamente abogan por este tema, considera que este sea el mejor momento para hablar de este tema. Salvo por unos cuantos zipizapes por aquí y por allá en relación con la aprobación de la Ley de Zonas Francas, el tema tributario tiene poco atractivo político en estos tiempos de pandemia. Lo cual no quiere decir que, tarde o temprano, llegue el momento de discutir quién pagará las cuentas de lo que nos habremos gastado como país combatiendo, correcta e incorrectamente, la pandemia. Sabiendo bien que ese tema llegará, este es el momento para exigir que el gobierno controle su gasto y evite gastar en temas no prioritarios. Es momento de hacer todo lo posible para evitar que siga creciendo la “cuenta” de lo que habrá que pagar por concepto del combate a la pandemia, sobre todo si dichos gastos resultan superfluos, innecesarios, duplicados, inefectivos, de dudosa justificación o negociados en condiciones de abierta corrupción. 

Mientras la incipiente recuperación económica no haya echado raíces firmes, de manera que los golpeados bolsillos de los guatemaltecos experimenten un alivio sostenido y progresivo, parecería totalmente inoportuno hablar de la necesidad de “pagar la cuenta” aunque, tarde o temprano, haya que hacerlo. Situación que obliga al gobierno de turno a ser especialmente cuidadoso en su manejo del gasto público hoy y siempre y, sobre todo, mientras no exista certeza acerca de que los riesgos que la pandemia trajo consigo hayan sido superados.  Por de pronto, viendo lo que sucede en  Colombia, a raíz de la fallida reforma tributaria del gobierno de Duque, sería bueno que quienes creen que todos los problemas del país se resolverían aumentando la carga tributaria, dediquen todas sus fuerzas a demandar con mayor vehemencia y efectividad que el gobierno controle mejor su presupuesto.  De manera que, cuando llegue el fatídico momento de “pagar la cuenta”, el monto de la misma no sea de tal magnitud que haya que sacrificar lo poco que se habrá recuperado en nombre de honrar deudas que no sirvieron para nada. Así como no es momento de hablar más impuestos, tampoco es momento de hablar de más deuda.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
El reencuentro de Ella Baila Sola, 20 años después

Luego de solo cinco años de éxitos, Marta Botía y Marilia Casares dejaron el proyecto musical que ahora retoman.

noticia Andrea Carrillo Samayoa / La Cuerda
Justicia a cambio de facturas

#LaDignidadEmancipa

noticia Redacción
PepsiCo destaca los avances de sostenibilidad


Más en esta sección

Un incendio destruye parte del acervo de la Cinemateca de Sao Paulo

otras-noticias

Autoridades reportan un ataque armado en contra de un comunicador en Chiquimula

otras-noticias

Luis Martínez, séptimo del mundo

otras-noticias

Publicidad