[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Vandalismo y destrucción

opinion

Nuevamente nuestra capacidad de asombro se ha visto excedida al observar, con incredulidad, el vandalismo y la destrucción que se ha venido produciendo en distintas ciudades de Colombia. Nos recuerda los eventos devastadores en Chile, Bolivia, España y Honduras en el último trimestre de 2019, así como en Guatemala, en noviembre de 2020, cuando algunos vándalos atacaron y quemaron el edificio del Congreso. 

A través de los medios de comunicación y de las redes sociales, hemos vuelto a cerciorarnos, con indignación y espanto, los bloqueos, devastación y saqueos de edificios y negocios, así como de medios de transporte público, vehículos, viviendas, instalaciones de servicios públicos, infraestructura física pública y privada, bienes de uso público en general, etcétera.

Asimismo, volvimos a presenciar las hordas de individuos en plena faena destructiva y apropiadora de lo ajeno, con odio desenfrenado y deseo de causar daño a las cosas, así como de lesionar y humillar a las personas, sin miramiento ni consideración alguna.

El “populacho embrutecido, estúpido y abyecto”, al que repudiaba Juan Jacobo Rousseau, se apodera de las calles, asolando todo lo que deja a su paso, sin que las fuerzas del orden público puedan contenerlos. 

Por supuesto, tampoco se puede eximir a las fuerzas de seguridad pública por sus excesos y abusos en el proceso de contención y represión del desorden público, sobre todo cuando se trata de agresiones en contra de manifestantes pacíficos que ejercen su legítimo derecho de protesta en contra de decisiones gubernamentales que adversan.

Sin embargo, no nos queda duda de la presencia de azuzadores e incendiarios inescrupulosos, que promueven la violencia y el terrorismo, ni que entre las protestas y manifestaciones actúan infiltrados y mercenarios, patrocinados por organizaciones antisistema, que se valen de campañas de odio, conflictividad, destrucción y confrontación.

Indudablemente, la destrucción y el vandalismo, una vez más, son el resultado de una estrategia desestabilizadora bien orquestada. A estas alturas, está más claro que el agua que los complotistas y ejecutores fueron a lo suyo. ¿Quién con una luz se pierde?

Obviamente, el objetivo de los saboteadores y predadores es crear pánico, confusión, frustración, incertidumbre y desesperanza, para que el sistema jurídico-político colapse y se produzca la anarquía y el vacío de poder, que inequívocamente les garantiza a los líderes populistas el ascenso al poder, como ocurrió en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina. Siguen a pie juntillas aquello de “siembra vientos y cosecharás tempestades”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Encuentran especies nunca antes vistas en un valle secreto de Bolivia

Un grupo de conservacionistas halló más de 20 nuevas especies de animales y plantas, y otras que se creían extintas, en el valle de Zongo, ubicado en los Andes bolivianos a pocos kilómetros de La Paz. Hablamos con el director de Conservación Internacional Bolivia, organización que llevó adelante esta investigación.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Altos funcionarios de EE. UU visitarán Guatemala para reuniones sobre tema migratorio

Una delegación viajará a México y Guatemala para sostener reuniones con autoridades locales, ante posible flujo migratorio masivo. 

noticia AFP
Candidatos a la presidencia de Perú cierran sus campañas


Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Denuncian irregularidades en la vacunación

otras-noticias

Kevin, cuarto del mundo

otras-noticias

Publicidad