[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Las alzadas

opinion

Cualquier hecho histórico en cualquier punto del planeta y de nuestro territorio, contiene en su narrativa, la energía, fuerza, capacidad, intrepidez y creatividad de las mujeres que colocaron su emoción, cuerpo y pensamiento en forjar ese tramo de historia junto a otras y otros.

Alzarse, implica levantarse, más que sobre nuestras piernas o nuestros pasos, sobre nuestra conciencia y nuestra historia. Por eso Implica reconocerse en la opresión y afirmar que ese no es nuestro lugar, ni nuestro destino, y a partir de ahí empezar a visibilizar otro horizonte.

Los pueblos y sujetos oprimidos que se han alzado en distintas épocas, han interpelado de formas creativas, transgresoras, pacíficas o confrontativas, las lógicas del poder que legitima las subordinaciones. Precisamente, en marzo conmemoramos las luchas de mujeres que alzaron su voz y su acción sobre la condición de explotadas en función de la acumulación de capital, legitimada por la sociedad. 

Las feministas, desde diferentes perspectivas, han aportado en el análisis de las premisas que justifican las jerarquizaciones sociales, en base a la sexualización de las mujeres, o bien su condición de “género”. Dentro de las diferentes perspectivas, algunas ahondan en el análisis de cómo esa opresión se entrecruza o intersecciona con el racismo, la condición económica que jerarquiza en clases sociales; las disidencias sexuales; el lugar donde se vive; las condiciones físicas, la edad.  

Esos análisis no se han realizado desde un cómodo escritorio, las perspectivas y propuestas planteadas surgen de los impactos de las opresiones en la piel y en los cuerpos, y de alzar la mirada sobre ese impacto. Esto, casi siempre, ha significado, estigma, persecución, cárcel, tortura, violación y calcinación. 

Los planteamientos que dieron contenido a las acciones y movilizaciones de las mujeres, no solo hicieron visibles las luchas y reivindicaciones que se impulsaban, sino interpelaron la perversidad e injusticia de los postulados sistémicos que las justifican.

Asumirse feminista en este contexto es reconocerse en esa historia que atraviesa el tiempo, los cuerpos y se coloca una y otra vez en los espacios. Implica no callar y no dejar pasar ¿Cómo lo hacemos? El abanico se expande. A partir de la firma de la paz, en Guatemala muchas de nuestras acciones estuvieron dirigidas a fortalecer la institucionalidad, especialmente la de las mujeres, para dar respuesta a las demandas. Cualquier marco jurídico del Estado de Guatemala que signifique un avance en nuestro reconocimiento como sujetas de derecho, está marcado por la impronta del accionar del movimiento feminista y de mujeres.  

Hoy se nos plantean nuevos escenarios, vemos un Estado cooptado por mafias, los recientes procesos para elegir magistrados a las diferentes Cortes, dejan al descubierto, una vez más, las formas de operar de las estructuras criminales que se han colocado al frente de las instituciones. En ese escenario, los marcos jurídicos han sido desbordados por la brutalidad de la violencia que enfrentamos las mujeres. Por su lado, los partidos “progresistas” siguen sin tener peso ni proyecto claro, y los movimientos sociales enfrentamos dificultades de diálogo y relacionamiento. Nuevas acciones se plantean para colocar nuestra digna rabia, acertadas o no, o “políticamente correctas”, no viene al caso en estas circunstancias. Lo importante es que hay conciencias de mujeres de diferentes edades, condiciones y territorios, movilizándose, interpretando sus realidades, retando, interpelando. No todas accionamos desde la misma perspectiva y definitivamente no todas acuden a las plazas, pero en el marco de conmemorar marzo y sus significados, reconocemos la acción de las alzadas en lo íntimo, en lo familiar, en lo comunitario, en lo organizacional y en lo territorial. En este marzo y siempre, ¡Vamos Todas!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Cámara de seguridad capturó las exigencias de un gato mandón a su cuidadora

Steve es uno de los 11 gatos de Kristiina Wilson, una especialista en comportamiento animal.

 

noticia Enrique García/elPeriódico
Diputada pide a Salud priorizar vacunación de pueblos indígenas
noticia AFP
Prototipo de cohete de SpaceX explota minutos después de aterriza


Más en esta sección

Jueza promovió candidatura de Paniagua

otras-noticias

La CC revoca amparo a favor de Erika Aifán

otras-noticias

Empresas ligadas al FCN ganan contratos en gobierno de Giammattei

otras-noticias

Publicidad