[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Un año de convivir con el COVID-19

opinion

“Hace un año que se cumple en este día”, recordando la famosa canción de Antonio Aguilar, se anunciaba oficialmente el primer caso de COVID-19 en Guatemala. Los apocalípticos escenarios económicos que se delineaban en aquel entonces para el mundo y Guatemala, afortunadamente, no llegaron nunca a materializarse. Para fortuna nuestra, el sombrío horizonte que en aquellos momentos se proyectaba en términos de fatalidades a causa de la enfermedad tampoco alcanzó nunca las apocalípticas proyecciones que algunos hacían; lo que no quiere decir que el costo que se ha pagado en términos de personas enfermas y fallecidas sea poca cosa. El dolor, preocupación y desolación que esta enfermedad ha dejado en decenas de miles de guatemaltecos será una herencia imborrable de este mal. Comparativamente hablando, en términos económicos Guatemala es el país de la región latinoamericana que resultó menos impactado por la pandemia; en términos de la severidad, duración y molestias de las medidas de control sanitario de la pandemia, también es válido decir que nuestra experiencia fue de las más moderadas en la región. En materia de la observancia del uso de la mascarilla, distanciamiento social y desinfección de manos con alcohol o sustancias similares, los guatemaltecos han puesto su grano de arena para evitar los contagios. En resumidas cuentas, un año después de que iniciara esta azarosa travesía, es válido decir que no nos ha ido tan mal.

Si bien todavía queda mucho trecho en esta lucha, hoy podemos afirmar con certeza que las oscuras profecías vaticinaban que los tiempos felices no volverían, en relación a nuestras vidas antes de la pandemia, resultaron ser en exceso pesimistas.  Poco a poco, con todos los riesgos y costos que esto conlleva, los guatemaltecos hemos ido volviendo gradualmente a la normalidad; muchas cosas cambiarán en nuestros estilos de vida, costumbres y formas de ver el mundo a causa de la pandemia, algunas de ellas ya las estamos experimentando, sin embargo, la esperanza de volver en un futuro cercano a una nueva normalidad es ahora más fuerte que nunca. Tristemente, la vacuna,  que hace un año parecía ser algo tan poco probable y lejano, y que ya es toda una realidad para muchas personas en el mundo, sigue siendo para nosotros una incierta promesa. A pesar de todo, un año después que todo esto empezara podemos decir,  con cierto grado de certeza, que vamos a salir de este problema, aunque tome más tiempo del necesario y dolores de cabeza y frustraciones que pudieron haber sido evitadas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Cultura
El arte que puedes ver desde tu carro

Las obras que esta semana se inauguran en pasos a desnivel en la zona 15 forman parte de un proyecto de intervenciones artísticas monumentales en la ciudad.

noticia
En torno a la reforma de la Ley de Oenegés
noticia José Manuel Patzán/elPeriódico
Magistrados insisten en beneficiar a exdiputado Escribá


Más en esta sección

¿Crisis de madurez? Las estrellas pueden experimentarlo en la edad mediana

otras-noticias

Duolingo debuta en la bolsa de valores Nasdaq

otras-noticias

La extraña visita de cuatro rusos al país

otras-noticias

Publicidad