[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Desastres naturales

opinion

Hoy, hace 45 años (4 de febrero de 1976), un terremoto con magnitud 7.5 grados en la escala de Richter, con epicentro en el municipio Los Amates, Departamento de Izabal, sacudió gran parte del territorio nacional. Murieron 23 mil personas y 77 mil sufrieron heridas graves. Por lo menos, 258 mil casas quedaron destruidas y cerca de 1.2 millones de personas quedaron sin hogar.

Sin duda, la actual generación quedó marcada por este sismo devastador, pero no ha sido el único. De hecho, durante el presente milenio han ocurrido movimientos tectónicos de gran intensidad en el territorio nacional.

El 7 de noviembre de 2012 aconteció otro terremoto devastador, con magnitud 7.4 grados en la escala de Richter, cuyo epicentro se registró en el océano Pacífico, 35 km al sur de Champerico. Los departamentos afectados fueron San Marcos, Quetzaltenango, Sololá, Retalhuleu, Totonicapán, Quiché, Huehuetenango y Suchitepéquez. Hubo más de 100 muertos y 175 heridos.

Asimismo, el 7 de julio de 2014, un sismo con magnitud de 6.4 en la escala de Richter, con epicentro a 15 kilómetros al noroeste de Ocós, San Marcos, sacudió el territorio nacional, y causó daños a viviendas, infraestructura vial, edificios públicos, escuelas, sistemas de agua entubada e iglesias, así como 2 personas fallecidas y decenas de personas heridas en los departamentos de San Marcos, Quetzaltenango, Huehuetenango, Totonicapán, Sololá, Retalhuleu y Suchitepéquez.

El 14 de junio de 2017 se produjo otro sismo con magnitud de 6.6 grados en la escala de Richter, que sacudió el suroccidente de Guatemala, con epicentro en el departamento de San Marcos. Este sismo dejó varios muertos, heridos y damnificados, así como severos daños materiales en edificios, puentes, carreteras y viviendas.

El 22 de junio de 2017, a las 6 horas con 30 minutos, el territorio nacional fue sacudido de nuevo por un sismo, con magnitud de 6.7 grados en la escala de Richter, con epicentro de la costa del Pacífico, a 102 kilómetros de Escuintla y con una profundidad de 10 kilómetros.

Empero, no solo los sismos han causado zozobra y destrucción en Guatemala. También cabe recordar los efectos devastadores que dejaron a su paso los huracanes ‘Mitch’ (1998), ‘Eta’ (2020) y ‘Iota’ (2020), y de las tormentas tropicales ‘Stan’ (2005) y ‘Agatha’ (2010), así como los estragos que han dejado distintas erupciones volcánicas. Por supuesto, la pandemia del COVID-19 también ha sido un evento perturbador que nos ha puesto en un estado de alerta permanente y que nos ha aleccionado sobre la necesidad de mantener un sistema sanitario adecuado y funcional. 

De ahí la importancia de la prevención y la gestión de riesgo en nuestro país, debido a que siempre debemos tener presente que habitamos en una zona geográfica extremadamente vulnerable a los desastres naturales, sobre todo aquellos derivados del cambio climático, extremo que hemos experimentado en los últimos tiempos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Carlos Colom
“Reflexiones para el inicio de año”

“El problema no es apuntar alto y fallar, sino apuntar bajo y acertar”.

noticia
Turning Points
noticia Sputnik
Presupuesto 2021, otra fuente de discordia en El Salvador

El Salvador entra al año nuevo arrastrando el viejo problema de la polarización, expresada ahora en la negociación del presupuesto general para 2021, que divide aún más a esta nación centroamericana.



Más en esta sección

Exigen a Zuckerberg suprimir la versión infantil de Instagram

otras-noticias

Bad Bunny y Karol G ganan en los Premios Latin AMAs de la música en Miami

otras-noticias

Diego Boneta revive las sombras del Sol de México en “Luis Miguel, la serie”

otras-noticias

Publicidad