[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Operadora de justicia asesinada

opinion

Según informaciones de prensa, el viernes pasado, en un tragante de la avenida Simeón Cañas de la zona 2 de la capital, apareció el cuerpo sin vida de Luz María del Rocío López Morales, quien era técnica de investigaciones criminalísticas asignada a la Fiscalía de Niñez y Adolescencia del Ministerio Público (MP). La indicada operadora de justicia había desaparecido dos días antes en la referida avenida Simeón Cañas.

Aumentó, pues, la larga lista de operadores de justicia (juzgadores, fiscales, auxiliares judiciales y fiscales, abogados, defensores públicos, investigadores, policías, expertos, técnicos), testigos y víctimas que han sufrido persecución, ultrajes, agresiones, amenazas y muerte en nuestro país, en muchos casos por el simple hecho de contribuir decisivamente en el esclarecimiento de la verdad y a que la administración de justicia pronta y cumplida sea una realidad en nuestro país.

Sin embargo, esta zozobra permanente en que viven los operadores de justicia pareciera que no es percibida por las más altas autoridades del Estado, porque para comenzar no se suministran los recursos económicos necesarios y suficientes para el fortalecimiento del Organismo Judicial y de las demás instituciones del sector justicia (MP, Instituto de la Defensa Pública Penal, Instituto Nacional de Ciencias Forenses, Policía Nacional Civil y Sistema Penitenciario), ni, por consiguiente, los recursos requeridos para proteger la vida, la integridad personal y la seguridad de los operadores de justicia y de sus familias. Por tanto, el sector justicia sigue siendo la “Cenicienta del Estado”.

En todo caso, el grueso de los recursos estatales se destina a burocracia, clientelismo político y despilfarro, y no así al fortalecimiento de los servicios públicos esenciales, tales como la justicia oficial y la seguridad pública.

De cualquier manera, el ataque mortal contra un operador de justicia tiene un impacto devastador en la sociedad, ya no digamos en contra de varios de ellos, porque no solo desmoraliza y frustra a todos los restantes operadores de justicia, sino que también agiganta la psicosis y el miedo en que vive sumida nuestra sociedad de cara al crimen organizado y a las bandas delincuenciales que mantienen en zozobra a la ciudadanía. 

elPeriódico repudia y condena enérgicamente el execrable asesinato de la operadora de justicia Luz María del Rocío López Morales, así como los crímenes perpetrados en contra de todos los operadores de justicia, muchos de los cuales han muerto violentamente en el desempeño de sus delicados cargos públicos, y exige de las autoridades estatales el pronto esclarecimiento de este nuevo hecho de sangre, que nos vuelve a retratar ante los países civilizados del mundo como un país violento, inhóspito e irredento.

Por otro lado, expresamos nuestras condolencias a la familia de la víctima, así como a las instituciones del sector justicia, especialmente al MP, lugar donde en vida trabajaba la operadora de justicia asesinada.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Perseverance continúa a la búsqueda de vida antigua en Marte

Cuando Perseverance comience su primera campaña científica en el piso del cráter Jezero, AutoNav será una característica clave para ayudar a hacer el trabajo.

noticia
El Salvador dona a Costa Rica analgésicos para pacientes de COVID-19
noticia AFP
Diputada en Costa Rica hace plantón contra el aborto en medio del Congreso


Más en esta sección

Enel Green Power Guatemala suministrará energía renovable a McDonald´s

otras-noticias

Continúan muestras de rechazo por la remoción de Sandoval

otras-noticias

Exjefe de la FECI señala que Fiscal General retrasó casos de investigación

otras-noticias

Publicidad