[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Nuevo Año: Mismos Problemas

opinion

 

 

El 2021, año en que celebraremos el bicentenario de la Independencia, será uno particularmente complicado. 

En sentido figurado, tal como acostumbraban los antiguos libros de medicina a calificar a ciertos tipo de padecimientos, Guatemala sufre de “enfermedades constitucionales”.

Es decir, problemas políticos, jurídicos, sociales y económicos de tipo crónico, debilitantes y deformantes, capaces de provocar la misma muerte en caso de no ser tratados.

Uno de esos problemas que, de no ser “tratado” de manera inmediata, puede terminar poniendo en riesgo la sostenibilidad misma del sistema democrático y el Estado de Derechos son las elecciones de las  más altas cortes del país.

Una decisión en donde quedará de manifiesto, y no en un sentido figurado, la gravedad de la “enfermedad constitucional” que sufre el país en esta materia. Es momento que cada una de las instancias que juega un papel fundamental en este proceso actúen de manera honesta y desinteresada, poniendo primero la justicia y el derecho sobre los intereses personales, gremiales, partidarios o de clase.

En caso contrario, mientras no cambie la forma en que se eligen dichas cortes y las personas que se postulan a estos cargos sigan exhibiendo el mismo tipo de defectos que tanto se achacan a muchos de los que ya ocupan esos cargos, lo más seguro es que terminemos con más de lo mismo.

Después de casi un año de lucha contra la pandemia provocada por el Sars-Cov-2 y contra las consecuencias de los desastres naturales, la constitución económica del país se encuentra fuertemente debilitada.

En términos médicos, podría decirse que el país sufre de falta de energía, fatiga e inestabilidad  a causa de lo que nos tocó vivir durante 2020 y, probablemente, tengamos que seguir padeciendo durante buena parte de 2021; una astenia transitoria que se une a las manifestaciones características de los problemas crónicos en materia económica y social que aquejan al país desde hace mucho tiempo.

En la medida que va superando el problema de la pandemia y se  regresa a la normalidad, va desapareciendo de manera gradual la astenia que caracterizó al 2020. Sería pues, el 2021, un buen momento para encarar los principales problemas crónicos que afronta el país en materia económica y social.

En tal sentido, así  como este año del bicentenario podría ser un buen año para iniciar una nueva etapa en el país, de no cambiar nada y seguir haciendo lo mismo de siempre, no habrá que quejarse luego cuando el pronóstico de estas “enfermedades constitucionales” sea tan oscuro y complicado que no quede mucho por hacer.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Netflix lanza nuevo documental sobre Pelé VIDEO
noticia Europapress
Los restos de misiones Apolo en la Luna quedan protegidos por ley
noticia Hugo Barrios / Colaborador de elPeriódico
Papa Francisco nombra a nuevo Obispo para La Diócesis de San Marcos


Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

La del 300 a.C.

otras-noticias

El financiero “ad honorem”: primo del Ministro administra los fondos de Caminos

otras-noticias

Publicidad