[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Editoriales

Lo legal, lo legítimo, lo moral y lo justo

opinion

HAROLDO HERRERA / DPI 1857 61143 1301

Si la Ley de Femicidio / Violencia contra la Mujer hoy se utiliza para callar a los fiscales y a los periodistas, mañana servirá para callar a los jueces, diputados, funcionarios, sindicalistas, empleados públicos, obreros, artistas, comediantes, futbolistas y cualquier persona de género masculino que pretenda cuestionar el sistema de gobierno. Desde la perspectiva de los derechos humanos, es importante que la Ley de Femicidio / Violencia contra la Mujer sea utilizada con seriedad y con valentía. Nuestro país urge de leyes y condiciones que le den dignidad a la mujer y que le garanticen los principios de libertad, igualdad y justicia, pero aceptar que la ley sea utilizada para solapar a las personas corruptas e inmorales que bajo la figura de víctima sacan provecho de los momentos coyunturales que vivimos, no es precisamente un acto de justicia. Guatemala es un país que merece tener mujeres y hombres que ocupen posiciones de liderazgo con valentía y coraje, mujeres y hombres que emanen respeto y admiración, que ganen espacios en la sociedad por su calidad moral y por sus principios y valores, que sean ejemplo, que inspiren, pero por sobre todo respetuosos de las leyes y de los principios mínimos de un Estado de derecho. Hablar de derechos humanos va más allá de querer sentirse víctima, es saber discernir entre lo legal, lo legítimo, lo moral y lo justo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Valdéz avaldez@elperiódico.com.gt 
Guatemalteco exige devolución de vehículo retenido en Tapachula, México
noticia Gabriel García Márquez/ Mario Vargas Llosa
Sobre la novela latinoamericana y otros asuntos

Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez se conocieron en Caracas el 1 de agosto de 1967. El primero estaba en Venezuela para recoger el Premio Rómulo Gallegos por La casa verde. El segundo llegaba de México aureolado por el éxito instantáneo de la obra que había publicado ese mismo año: Cien años de soledad. Un mes más tarde volvieron a coincidir. Esta vez en Lima, en cuya Universidad de Ingeniería conversaron sobre literatura el 5 y 7 de septiembre. La transcripción de aquellas charlas vio la luz al año siguiente en un folleto publicado por la propia universidad bajo el escueto título de La novela en América Latina: diálogo. El mismo con el que se reeditó en 1972 en Argentina y en 2003 y 2013 en Perú. Ahora lo publica Alfaguara como Dos soledades. Un diálogo sobre la novela en América Latina. Aquí presentamos un breve fragmento.

noticia Luis Aceituno
Cien años con Tito Monterroso

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Proveedor cuestionado y su hija compiten por los mismos contratos

otras-noticias

Presentan inconstitucionalidad contra la ley de oenegés

otras-noticias

Aifán pide a la CC suspender fallo que la CSJ dictó en su contra

otras-noticias

Publicidad