[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Encubridores de infames conciencias

opinion

Primero se volvió tedioso calificarlos de ‘Pacto de Corruptos’ y lograr que se den por aludidas las redes de mafiosos que lo integran. Uno mismo, al calificarlos como tales, más los esconde en el anonimato, cuando salen a luz sus vilezas contra el pueblo.  Ellos abusan  de posiciones privilegiadas y nunca se dan por aludidos. Ahora se afanan  en dar los últimos tres o cuatro golpes para terminar de transformar la aspirada estructura democrática en un reducto totalitario entregado a la corrupción, el narcotráfico y todo delito que los soporta.

Lo que están fortaleciendo para profundizar raíces es una estrategia diferente de la que comenzaron a actuar los grupos políticos anteriores. En los dos últimos periodos eleccionarios, los supercapos nos engañaron con un señuelo, lo suficientemente pícaro, estulto, obediente y descarado  para utilizarlo cuando lo necesitan o bien, para dejarlo actuar con cierta libertad, una vez no les falle en sus privilegios.

  Hoy, espanta el descaro y el cinismo en que los organismos de Estado, las instituciones de gobierno, empresas de cartón, bufetes, comercios, y compañías extranjeras están protagonizando el concierto más grande,  profundo  y descarado  con fórmulas para sustraer millones al Presupuesto de la Nación y proteger a los delincuentes que los protagonizan. Ante la mirada impávida de un mandatario el sistema continúa los  encadenamientos de corruptela con millonarias dádivas, con dictámenes, con el retorcimiento o la burla de la  ley y la astucia con que arman contratos con falsedades legalizadas.  

De encubridor de infames conciencias podríamos calificar al gobernante si él no procede a juzgar y destituir a algunos de sus colaboradores más cercanos y ministros, insistentemente señalados de funcionarios venales. El mismo calificativo merece el juez que, con el mayor descaro deja en libertad a comprobados timadores en la construcción de la red vial y no escucha sobre la persecución penal a los directamente implicados. ¿De encubridor de quién se puede calificar a un Ministerio de Gobernación que retira de su eficiente trabajo a un agente que le seguía los pasos a los abusos del señor Alejos para cooptar una red de protección en la CSJ? 

La lista de implicados es interminable, pero la interrumpo y me pregunto: ¿Será que los militares peones y alcaldes del narco, los ministros saqueadores, los funcionarios comprables, los magistrados politizados, los diputados negociantes y los jueces venales, tienen conciencia? ¿O solo les sale una mancha negra en el corazón cuando mueren?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Adultos mayores siguen esperando en largas colas para recibir la vacuna

Ciudadanos reportan quejas por procesos lentos en el Parque Erick Barrondo y el Polideportivo de Gerona. 

noticia Phillip Chicola
Vistazo a vuelo de pájaro a la próxima integración de la CC

Cinco órganos electores con cinco dinámicas diferentes.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Declaran en rebeldía a exministro de Comunicaciones, José Luis Benito


Más en esta sección

Perú estrena ministro de Finanzas tras vendaval en los mercados

otras-noticias

Exdirector de la Coprecovid expresa que aliados al Gobierno buscan incriminarlo

otras-noticias

El Salvador incauta cocaína valorada en US$35 millones

otras-noticias

Publicidad