[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Experiencias en la Feria del libro

opinion

Viaje al centro de los libros

Los lectores frecuentes, que somos visitantes regulares de las librerías, esperamos sorpresas en la Feria, que los libreros vayan más allá de replicar el contenido de sus salas de venta. Y esperamos diversidad de sorpresas, amén de las actividades sociales, presentaciones y el atractivo de conocer en carne y hueso a autores famosos contemporáneos, aunque estamos bien entendidos que la literatura se funda en las obras y no en los autores. Es mejor más obras que autores.

Dentro de la variedad de experiencias del reciente evento, quiero destacar una luz y una sombra. Por el lado positivo, me entusiasmó un apartado del Fondo de Cultura Económica de México, con un inventario en liquidación extraordinario de joyas literarias en ediciones de lujo, como los testimonios de la antigua palabra, Huehuehtlahtolli, a precio de quemazón. O las obras completas en formato grande, pasta dura, buena calidad de papel de Carlos Fuentes, Juan García Ponce, Carlos Montemayor, Elena Poniatowska, Elena Garro… No estaban todos los tomos, pero había algunos para rescatar como saldos. Me hice también de un volumen de las obras completas de Alfonso Reyes, en edición espectacular a precio muy accesible. Y entre las curiosidades, prácticamente estaban regalando la revista homenaje a Luis Cardoza y Aragón preparada con múltiples colaboraciones para festejar en el 2001 su centenario.

Por el otro lado, la sombra de la cual aún no me repongo, fue el triste puesto de mi alma mater, la Universidad de San Carlos, que verdaderamente me deprimió. Me resulta incomprensible que la Universidad por excelencia de nuestro país expusiera una cara tan sin personalidad, sin carácter formal de publicaciones, sin fuerza para expresar consistencia, calidad, variedad. Apenas exhibieron unos pocos libros, con las pastas ya conocidas de títulos raleados que han venido apareciendo sin configuración profesional. La Tipografía Nacional, por ejemplo, eclipsaba con su fondo al centro de estudios superior.

La Universidad de San Carlos resultó deslucida, irrelevante, apenas una mala sombra de lo que fue, evidenciando el liderazgo perdido. Ojalá se pusieran las pilas para el futuro, manden a sus funcionarios a aprender en otros lados, y emprendan con voluntad la tarea de dignificación.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Honduras y la ONU oficializan oficina anticorrupción

El combate a la corrupción es un eje transversal en la agenda del Gobierno y de la Unodc, que tiene 21 oficinas ubicadas en diferentes países

noticia EFE
Llega Paramount+

La compañía se suma a la guerra del “streaming”. Estará disponible en la región en marzo.

noticia Eduardo Velásquez
A 50 años del asesinato del doctor Adolfo “Fito” Mijangos (IV Parte)

El crimen sistemático se extendió.



Más en esta sección

Fallece el firmante de la paz y analista político salvadoreño Roberto Cañas

otras-noticias

López Obrador recibe críticas tras dar positivo a COVID

otras-noticias

Chiefs se clasifican al Super Bowl

otras-noticias

Publicidad