[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

El que se crea esas canciones

opinion

follarismos

Es cierto que en los últimos meses mis Follarismos han tratado con alguna vehemencia temas referidos ya sea a nuestra realidad guatemalteca o, en las últimas semanas, a lo relacionado con Venezuela. Me he ganado así, en las redes sociales, y también en directo, epítetos como “maldito izquierdista”, “defensor de la ideología comunista”, “chavista”, “insensible a los sufrimientos de los venezolanos”. Y por más que aclare con paciencia y detalle los puntos de vista desde los cuales reflexiono sobre estos asuntos, y por más que critique el pensamiento único practicado por los grandes medios de comunicación en occidente, y por más que denuncie los métodos de guerra propagandísticos utilizados para sostener la política exterior de Estados Unidos y condenar sin matices al régimen de Venezuela, el consenso dominante hoy en día en los países llamados “democráticos”, parece ser idénticamente servil y cobarde al que prevaleció en las nueve intervenciones directas e indirectas que protagonizaron los norteamericanos en América Latina desde 1954, sin hablar ya de las intervenciones militares que en este siglo (por no mencionar las anteriores) ha habido en Iraq, Libia y Siria, fundadas en mentiras absurdas y medias verdades, reconocidas después como tales.

¿Qué es lo que me rompe las narices en todo esto? Resulta que en mi trabajo como psicoterapeuta, constato cómo las personas, en cantidades astronómicas, sufren por consecuencia de la incapacidad que tienen para ver la realidad, es decir, para entender, por ejemplo, que muchas veces sus padres, con el pretexto de amarlos, se cagaron literalmente en ellos, que los valores y juicios de la gente no siempre son los más objetivos ni justos, que el refugio obsesivo en las creencias religiosas los hacen sentir todavía más culpables además de impotentes, y que en muchísimas ocasiones, “escogieron” a sus parejas presionados o presionadas por las convenciones sociales, la familia y las expectativas de su clase social, sin haber podido desarrollar jamás la capacidad ni el coraje para poner en cuestión todas esas actitudes y comportamientos, y sin saber con un mínimo de equilibrio, cuáles son sus verdaderas necesidades. Como lo he dicho otras veces, la ignorancia y el subdesarrollo tanto mental como afectivo, predominan y hacen que buen número de nuestros ciudadanos vivan en un sistema de autoengaño estructural permanente, paralelo al lavado de cerebro del que somos objeto a través de la propaganda y las ideologías neoliberales que nos han inculcado el consumo de bienes relativamente superfluos como necesidad suprema, lo que nos lleva a valorar el tener sobre el ser, y a aceptar pasivamente lo que hacen nuestros gobernantes o lo que hacen las grandes potencias con nuestros países.

No me considero neófito en cosas de la vida y del conocimiento, soy una persona relativamente instruida, nunca he profesado admiración desmesurada por nadie, y menos por gobernantes, políticos y grandes empresarios, no soporto a los sabelotodo gritones y gesticuladores que se gargarizan con palabras altisonantes como “pueblo”, “libertad”, “progreso”, “democracia” y “justicia”, no tengo ambición más allá de la de vivir con sencillez y decencia. Conozco teórica y vivencialmente las diferencias entre capitalismo, socialismo y comunismo, y sobre todo no soy tarado para no oler y sentir la manipulación y la falsedad que traen los vientos que nos bombardean con el espejismo de que los guatemaltecos lograremos salir, sin ayuda, del mierdero en que estamos, o que afirman que a Venezuela hay que intervenirla en nombre de la libertad y del bienestar del pueblo. ¡Bueno, el que se crea esas canciones, mejor que se vaya pa’ Miami, chico!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Buzos rescatan a otros cuatro niños de la gruta inundada en Tailandia

Tailandia entera esperaba un final feliz para estos 12 niños y su entrenador, de 25 años, atrapados en la cueva de Thuam Luang, en el norte del país, desde el 23 de junio, un acontecimiento que atrajo a esta zona del mundo a centenares de periodistas de medios extranjeros.

noticia
No soy funcionaria
noticia Redacción
Los cuatro puntos relevantes de Investigación: El constructor y amigo de José Luis Benito

El lunes pasado elPeriódico publicó el trabajo de investigación que evidencia la relación entre el empresario Alejandro Matheu Escamilla, dueño de Constructora SCM, con el ministro de Comunicaciones, José Luis Benito.  Constructora SCM recibió dos contratos de emergencia por Q73.5 millones para obras de reparación vial derivado de la erupción del volcán de fuego. Estos son los puntos más relevantes:



Más en esta sección

Cierra el Centro de Gobierno, pero siguen dos comisiones que duplican trabajo

otras-noticias

Ícaro abre sus alas

otras-noticias

Venezuela elige un nuevo Parlamento

otras-noticias

Publicidad