[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Caraduras

opinion

follarismos

Vivimos de nuevo, una vez más, tiempos agitados y preocupantes. Yo, todavía no entiendo cómo hay personas que en lugar de exigirle al Presidente de turno y a sus secuaces, tanto en el gobierno como fuera de él, que se cumpla simplemente con lo que la Constitución ordena, es decir, garantizar la vida, la salud, la educación, la seguridad y la vivienda de los guatemaltecos, su preocupación más grande al día de hoy sea la de poner en cuestión, señalar y acusar de ilegal a la misma Corte Constitucional, pero sobre todo a la CICIG, que ha sido hasta el momento la única institución en el país con la capacidad, competencia y huevos para desenmascarar a algunos parásitos y delincuentes de cuello blanco que tradicionalmente se limpian el fondillo con las necesidades de los habitantes y hasta con la Constitución misma, que cínicamente dicen respetar.

Y me parece increíble que sea tan numerosa la gente de clase media guatemalteca, gente conocida mía, amigos y amigas de las redes sociales, aparentemente instruidos y hasta poseedores y poseedoras de títulos universitarios, que de veras crean que en este mierdero disfrazado de país, los fabricantes de problemas, el culpable de la situación que padecemos y del estado calamitoso en el que se encuentra esta fincota resulte ser, precisamente, el director (Iván Velásquez) de la única institución que en la historia de Guatemala ha tenido el coraje de combatir frontalmente esa práctica tan enraizada en nuestra cultura y hegemónica en los círculos empresariales y gubernamentales: la corrupción.

En un país mayoritariamente ignorante y desnutrido, podridamente religioso (el problema de fondo no es la religión, sino los fanáticos que la utilizan como opio embrutecedor y como negocio), históricamente castigado y pasivo, asustado y miedoso, afectuoso y agresivo, ingenuo y escéptico, con grandes deficiencias cognitivas e hipertrofias emocionales, a veces tan buenote y baboso, tan hipócrita y traidor, tan tierno y despiadado, no me sorprende, aunque me entristece, que unas cuantas oficinitas de propaganda gubernamental con burdos procedimientos militares de desinformación a base de mentiras y medias verdades, de técnicas de manipulación de la opinión (en complicidad con la mayoría de medios de comunicación escritos y radiotelevisivos), logren hacer creer a buen número de ciudadanos que la soberanía nacional ha sido usurpada por la CICIG y que los “comunistas” están a punto de adueñarse del poder para instalar un régimen totalitario, y cosas por el estilo.

De veras que hay que ser bastante ciego e ignorante, o simplemente tener vínculos de familia, de amistad e intereses particulares con ciertos miembros o sectores de la escoria que monopoliza el poder económico y político en Guatemala, como para defender al actual gobierno de caraduras, presidido por el advenedizo cómico Jaime Morales, aconsejado por una camarilla de militares especializados en negocios de contrabando y tráfico de drogas, y apoyado por una cohorte de empresarios diversos con apellidos rimbombantes y cuentas de banco apestosas, que tienen todos, como lo tiene el mismísimo Presidente, el terror, la sospecha y la certeza, de que si permiten seguir actuando a la CICIG en nuestro país, más pronto que tarde serán descubiertos y llevados a los tribunales, ante la cólera de un pueblo que empieza a levantar la cerviz y se apresta a salir a las calles para recobrar su dignidad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Roberto Moreno Godoy
Cristina Zilbermann de Luján

Reconocida historiadora y querida profesora emérita.

noticia Jeffrey D. Sachs
Financiamiento global para terminar con la pandemia

Economía y justicia

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Jueza Aifán solicita que magistrados Silvia Valdés y Manuel Duarte no conozcan su antejuicio

La juzgadora afirma que ambos solicitaron información sobre el allanamiento realizado en el Juzgado de Moto.



Más en esta sección

Congreso lanza licitación para restaurar áreas del Palacio Legislativo

otras-noticias

Caso prefabricado, similar a los presentados contra jueces y fiscales independientes, alcanzan a la prensa

otras-noticias

José Rubén Zamora y elPeriódico, siempre bajo acosos y amenazas

otras-noticias

Publicidad