[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Impotencia

opinion

follarismos

Lo sé, da la impresión de que me repito y vuelvo siempre a los mismos temas, de que hago las mismas observaciones, de que periódica –si no permanentemente– regreso a lo que dije otras veces: que estamos jodidos, que el país está mal, que no se ve la salida del túnel. Pero entonces me topo con alguna de esas almas que se bañan cada día en las aguas vaporíficas del Espíritu Santo y me arremete con martillazos de que si Dios con nosotros, quién contra nosotros, recordándome que la fe todo lo consigue, que si se tiene voluntad todo es posible (¡alabado sea el Señor!), que con optimismo cualquier meta está al alcance de la mano porque querer es poder, solamente se requiere ser positivos y poner en práctica las enseñanzas que algunos pastorcillos evangélicos prodigan desde su púlpito, enseñanzas gracias a las cuales –dicho sea de paso- han logrado o están logrando hacerse de unas fortunas nada despreciables para mayor gloria del Dueño de los cielos (¡aleluya!), las cuales –dicho sea, también, de paso- no pagan impuestos, ¿no te jode?, y no solo eso, sino que están incursionando y ejerciendo influencias decisivas en el mundo de la política como quien no quiere la cosa, con una desvergüenza y un cinismo que harían palidecer al mismísimo Maquiavelo. Y me bombardea con aires prepotentes y al mismo tiempo paternales afirmando que soy un pesimista, un agorero irredento, recalcando que al fijarme en lo que falta y no en lo que funciona, al poner el dedo en la llaga de los problemas de esta sociedad y no en los magníficos logros que, aunque pequeños, están a la vista de quien quiera verlos, pues no podremos avanzar, ya que mi amargura y frustración nos conducirán ineluctablemente por un camino que impedirá que nos acerquemos a Dios para agradecerle por su amor y generosidad, y que impedirá igualmente que aceptemos el plan que Él tiene calculado para cada uno de nosotros y que nos llevará lejos, o sea, cerca del paraíso que nos ha reservado y desde el cual Él, en persona, nos espera con gran paciencia, aunque tal lugar no se encuentra en la tierra sino en un más allá lejos de las tribulaciones y de las cuentas bancarias que indudablemente habremos atesorado en la tierra como premios a nuestra obediencia de las consignas y mandamientos encerrados en las Escrituras, y como recompensas a nuestra aceptación incondicional de Su majestad, Su sapiencia y Su omnipotencia infinitas.

Y, sin embargo -no lo puedo evitar-, sigo viendo muy negro el panorama de nuestro país, observo la pobreza salir a borbotones por innumerables grietas en una sociedad que se cae a pedazos, y si comparo lo que era esta sociedad cuando tenía cinco años y lo que es ahora, resulta que prácticamente en todos los ámbitos de la vida social ha empeorado, y es obvio que las carencias se han vuelto cada vez más grotescas, más endémicas, más agresivas, todo ello bajo la música de un nacionalismo de pacotilla, militar y descerebrado, con una administración política vendida a los capitales más atrasados y corruptos, bajo la bandera de un anticomunismo paranoico y troglodita. Tengo, en efecto, la convicción de que vivimos ya en un Estado fallido y de que las cosas no pueden ir sino a peor. El triunfo de las fuerzas más oscuras que hay en el país, con el apoyo casi mayoritario de las clases medias urbanas, sumado al apolitismo de la población en general y al embrutecimiento colectivo, auguran épocas muy, pero que muy sombrías para Guatemala. Como dije una vez, ¡menudo país el que le heredaremos a nuestros hijos! Es como si en lugar de recibirlos con un pastel por haberlos invitado al mundo, los recibiéramos estrellándoles en la cara una plasta de excrementos. ¡Pobres nuestros hijos y nietos, que deberán pagar las deudas y crímenes de un país que les falló!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Parientes vikingos se encuentran en Dinamarca mil años después

Una cartografía del ADN de los esqueletos de la época vikinga (entre los siglos VIII y XII) permitió fortuitamente descubrir que eran parientes en segundo grado.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Salud entregó millonario adelanto para adquirir la vacuna Sputnik V

La cartera no ha anunciado la fecha de entrega de las 16 millones de dosis. 

noticia Jorge Mario Rodríguez
Los cambios deben ser estructurales

La situación no puede ignorarse.



Más en esta sección

Volcán de Fuego incrementa su actividad y registra efusión de flujos de lava

otras-noticias

Motocicleta de Daniela Beltranena pasa a favor del Estado

otras-noticias

Pacientes crónicos del IGSS sufren escasez de medicamentos

otras-noticias

Publicidad