[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Carta a un lector pudriéndose de tan adulto

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

Te voy a contar algo:

Hace años leí una frase de Nietzsche (está en su preludio Más allá del bien y del mal) según la cual la madurez consiste en recuperar la seriedad con que uno jugaba cuando era niño.

Encontrarme con esa perla del pensamiento fue como recibir no sólo una palmadita en la espalda sino un caluroso abrazo después de cruzar a solas un túnel de incomprensión y de cinismo. Descubrí que no estaba solo en el mundo. Entendí que, pese a la indiferencia de los adultos, tal vez no estaba tan errado en mi manera de vivir la vida y de relacionarme con lo que me rodea.

Pero resulta que Nietzsche es un paria descalificado por el canon intelectual, un paria que murió atormentado y loco. Vaya esperanza la mía. Recibir abrazos de tipos así da para sospechar que uno tampoco anda bien de la cabeza.

Lo que quiero decirte es que tal vez el imbécil soy yo. Tal vez soy un mula por no saber encontrar otra manera digna de vivir que no pase por tomarse en serio las cosas. Tal vez hace falta ser muy infantil, muy ingenuo, muy baboso para tomarse en serio el mundo y sus habitantes. Tal vez los cínicos tienen razón. Tal vez es demasiado tarde ya. Tal vez lo más inteligente a estas alturas sea cruzarse de brazos, descomprometerse y ver cómo todo se va a la mierda. Ver arder Roma tocando la lira, como Nerón. Lo cierto es que no puedo vivir de otra manera. No quiero.

El sentido del humor es indispensable, pero sólo para lubricar el desencanto, para conjurarlo un poco; no para abrazarse a él como un fin en sí mismo, en un intento vano y fútil por eludir la circunstancia concreta (el aquí y el ahora) que de todos modos te arrastra consigo y te succiona hacia abajo a falta de algo firme en que poder sostenerse. ¡Y es que hasta el sentido del humor –diría Groucho Marx– hay que tomárselo muy en serio si de verdad vamos a encarar la vida desde la perspectiva de un niño!

Pienso que los adultos (mentirosos, irresponsables, ególatras, cobardes, interesados, ciegamente ambiciosos, peligrosamente sórdidos, escandalosamente ignorantes y fatuos) son los causantes directos de que el mundo esté como está. Para colmo, a los niños se les somete desde temprana edad a torturas y medidas de ajuste para forzarlos a convertirse en adultos útiles al sistema. A ese proyecto le llaman educación.

Es obvio que en un contexto así el equivocado, el problemático, el desadaptado soy yo. De modo que tal vez no deberías sentirte tan mal. Tal vez el triunfo de los cínicos sea el triunfo de los que saben que ya no quedan batallas que poder ganarle a la adversidad, que los dados vienen marcados, que las cartas están echadas, que el acabose es inminente e irreversible.

Pero, insisto: no puedo vivir de otra manera. No quiero. La única motivación que me alienta, la razón última para seguir viviendo es la voluntad de intervenir en ella para cambiar, así sea levemente, todo aquello con lo que no comulgo. Tomar partido. Involucrarme. Sudar la camisa. Participar. Léase: tomarme las cosas en serio… empezando por el humor.

Eso, o la muerte en vida. Vegetar. Robar oxígeno. Tirar la toalla y convertirse en testigo mudo (y, por lo tanto, cómplice) del sinsentido que nos envuelve, nos permea y nos corroe.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Oculta
Petén revela sus secretos

Pacunam y National Geographic dieron a conocer resultados de investigaciones con LiDAR.

noticia Esteban ROJAS, con Rodrigo ALMONACID en Cúcuta / AFP
Disturbios sacuden a Venezuela en intento de ingreso de ayuda internacional
noticia Tulio Juárez
Inician campaña de listones, velas y oración para liberación de abogada secuestrada en Villa Nueva


Más en esta sección

Arsenal desafía al Tottenham

otras-noticias

Aumenta el presupuesto de los Juegos Olímpicos

otras-noticias

Municipal busca revalidar el título

otras-noticias

Publicidad