[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Yo me largo de aquí

opinion

follarismos

“Me largo de aquí”, es la frase que gritan en voz baja y en voz alta cada día varios miles de guatemaltecos que emprenden el durísimo camino hacia el Gran Norte en busca de una vida mejor, porque acá, generación tras generación, se pudren de asco y de pobreza sin perspectiva alguna de salir del inframundo en el que casi el sesenta por ciento de la población agoniza desde que el país fue inventado. Tan solo en el mes de septiembre de este año, el total de capturados guatemaltecos que intentaron atravesar ilegalmente la frontera de Estados Unidos y que fueron atrapados para ser deportados suman dieciséis mil personas, entre adultos y niños, escuché en la radio. Y ellos representan apenas una mínima parte de los 300 mil centroamericanos que año con año atraviesan nuestro país persiguiendo el llamado “sueño americano”. Pero luego viene la realidad: cada día vuelven deportados al aeropuerto La Aurora, un promedio de seiscientos guatemaltecos en vuelos provenientes de los Estados Unidos.

Parte de esos trescientos mil centroamericanos migrantes está conformada por los tres o cuatro mil hondureños y salvadoreños que forman la famosa caravana que en estos días ha atravesado nuestro país con el propósito de llegar a los Estados Unidos, objetivo utópico que seguramente se verá abortado cuando lleguen a la frontera de ese país, si no antes, en el transcurso de su recorrido por México. Mucho se ha especulado acerca de si esa caravana ha sido organizada maquiavélicamente para provocar y debilitar al presidente Trump, o al contrario, con el propósito de hacer que los estadounidenses se horroricen a tal punto por la llegada de tanto inmigrante junto, que entonces apoyen masivamente a los republicanos en las importantes elecciones que tendrán lugar en noviembre de este año en los Estados Unidos para decidir sobre el control del Congreso o Senado de EE. UU.

Pero pienso que sería un error quedarse solamente con una lectura política de lo que esta caravana pueda significar para unos o para otros, pues más allá de la utilización que se haga de este acontecimiento, lo que la caravana permite visibilizar es el estado catastrófico en el que se encuentran nuestros países al no poder garantizar a la mayoría de sus ciudadanos los derechos fundamentales mínimos inscritos con pompa y circunstancia, y también con cinismo, en el frontispicio de sus Constituciones. Desde que el mundo existe, los humanos no han cesado de desplazarse por el mundo en busca de condiciones más adecuadas para vivir, y es este un derecho inscrito en la Carta de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, aunque muchos imbéciles –que abundan–, cada vez que escuchan la palabra “derechos humanos” o “Naciones Unidas”, hacen una mueca y sacan el revólver.

Lo triste es que vivimos en un sistema global dominante en el que el derecho de libre circulación existe casi sin restricciones para los capitales y las mercancías, pero no para las personas que los o las producen. De ellas, lo que se espera es que sean mano de obra dócil y barata que produzca un máximo recibiendo lo mínimo –como corresponde al santo espíritu del libre mercado–, aunque al final, tampoco está de más que los más aguerridos se larguen para que el envío de remesas desde el extranjero impida que nuestro país se hunda por completo. Por mi parte, al constatar todo lo que pasa ahora en el país, a mí también me dan ganas de gritar a todo pulmón este 20 de octubre, aniversario de la revolución del 44: “¡Me largo de aquí!”, antes de salir corriendo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rony Ríos
“La corrupción no solo no se detuvo, sino que está creciendo”

El gobierno de Giammattei cumplió su primer año de administración, bajo ocho Estados de Calamidad que le permitieron realizar compras y adquisiciones por excepción.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Más de 40 mil centros educativos empezarían a recibir estudiantes en febrero

Las autoridades informaron que 9 mil 824 centros no tienen agua potable que se necesita para garantizar las medidas sanitarias.

noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
Canadá contrató más trabajadores guatemaltecos temporales en 2020

Este año se espera que se mantenga la demanda de mano de obra guatemalteca en el país norteamericano.



Más en esta sección

Capturan a posibles responsables del asesinato y violación de Hillary en Tiquisate

otras-noticias

Juventus y Nápoles buscan el primer título

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Publicidad