[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Vamos patria a caminar (al norte)

opinion

lucha libre

Con estos cielos tan expresivos me pierdo fácilmente en el impredecible rumbo de las nubes. Envidio la indiferencia con que se dejan llevar y la facilidad con que recorren grandes distancias sin pasar fronteras ni realizar trámites migratorios. Dichosas ellas que pueden largarse siguiendo los caprichos del viento. No es igual para los humanos.

Cada vez son más quienes anhelan agarrar camino hacia el norte. Endeudarse, arriesgarlo todo, dejar atrás las tortillas, los frijoles, el verde intenso de los montes, los cielos que arden en mil colores, la familia, el terruño y la pobreza. Es la miseria y la desesperación la que empuja a una persona a migrar arriesgando todo por un golpe de suerte. Cada día en Guatemala, cientos, miles de mujeres, niños, jóvenes intentan cruzar la frontera y salir del país rumbo a Estados Unidos. Y también cada día, por aire y por tierra, regresan los deportados con deudas, humillados, expulsados, negada la posibilidad de salvarse y salvar a los suyos de un país que no quiere saber nada de los pobres.

Las historias de migraciones frustradas abundan en todo el país. Son síntoma de ese espíritu de incansable lucha que caracteriza a los desposeídos y marginados, a quienes solo tienen esperanza. ¿Qué se pierde si no se tiene nada?

“Imagínese, yo gano cincuenta quetzales por jornada y no siempre consigo trabajar. ¿Qué se puede comprar con eso?, ¿dos libras de frijoles, dos de arroz? Tengo cinco hijos ¿y la escuela? ¿Con qué compro los libros, los zapatos, la refacción? Eso apenas alcanza para mal vivir…” me cuenta W, un padre de familia dos veces deportado.

¿Qué estaría dispuesto a hacer por darles una mejor vida a sus hijos? ¿Hipotecaría la casa de sus padres? ¿Se arriesgaría a ser violada en la frontera? ¿A dejar las piernas en el tren de la muerte? ¿A morir de sed en el desierto? ¿A que le disparen por detrás? ¿A que lo agarren y lo metan durante días a un congelador? ¿A que lo procesen por soñar huir de su realidad? ¿A que lo separen de sus hijos?

Aunque existen algunos programas que intentan incorporar esta gran fuerza laboral a la economía nacional, se necesita mucho más, un compromiso serio, constante por cambiar las estructuras que propician la pobreza extrema, crear políticas públicas que hagan de este país, no solo un lugar donde la gente quiera quedarse por lo bonito de sus paisajes, sino también porque permita a un ser humano cualquiera trabajar para darse a sí mismo, a su familia y a sus seres queridos, lo necesario para vivir en dignidad.

Tantas historias tan parecidas todas, tan injustas, tan predecibles. Suceden todas alrededor de un fogón casi apagado, en un cuarto con piso de tierra y letrina a la vuelta. Sin agua potable, ni drenajes, apenas un foco que ilumina rostros de desesperación y de hambre. Pasa igual en San José Calderas, El Rosario, Ayutlá, o el cantón Chuicruz, es el mismo abandono, aunque siempre hay lugares con peor situación. En el llamado “Corredor Seco” no hay ni siquiera hierbas y vegetales para llenar la panza, solo polvo, calor, pobreza y abandono.

Incluso, ahí en medio de la desesperanza, siempre existen los corazones inquietos que impulsan a las piernas a caminar, a los brazos a trabajar, a los ojos a ver más allá de la frontera y la mente a expandirse sin reservas. La resistencia, la supervivencia, la esperanza se imponen.

No hay frontera, pared o muro capaz de detener el impulso vital del humano por alcanzar una vida digna y plena. Me alegra saberlo.

@liberalucha

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Fernando Andrade Falla
¿Paternalismo de México?

El Presidente electo de los EE.UU. tiene una gran experiencia en el tema migratorio regional.

noticia
El aire acondicionado portátil de Sony te mantendrá fresco en cualquier clima
noticia Editorial
A un año y tres meses de vencido el periodo de los magistrados


Más en esta sección

Las entrañas del poder VII

otras-noticias

Ocho décadas sin James Joyce

otras-noticias

Biden urge aprobar plan de rescate

otras-noticias

Publicidad