[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Todo arde

opinion

buscando a syd

Correo.­– El remitente es un ser civilizado. Por tanto escribe al destinatario un correo muy mesurado. No uno de esos correos redactados con el ego y con el hígado, sino una misiva clara, lógica y consecuente, en donde exhibe, con una lógica impecable, las siete razones de su desavenencia. Aun así, no resulta de su satisfacción. El remitente lo borra; vuelve a escribirlo. En este nuevo correo, el remitente comenta al destinatario que su plan es secuestrarlo y llevarlo luego a una casa vacía a las afueras de la ciudad, en donde lo tendrá atado y confinado, sin agua y sin comida, y en donde será torturado, de una manera metódica y consistente. Lo ahogará en un tanque de orina, quemará sus dedos con un soplete, cortará sus genitales con un cuchillo. Añade el remitente que posiblemente descuartizará a su hija, delante suyo. Ahora sí, piensa el remitente; presiona send.

Todo arde.­– Todo arde sobre la noche, y sobre la noche arden los hombres que asesinan la Tierra.

 

La calma ha vuelto.– Es domingo y es noviembre y es de día y ya lavaron la sangre de las banquetas y quitaron los vidrios rotos de las tiendas y poco a poco la vida ha vuelto a la avenida. Aquí donde volaban las secas piedras del odio, hoy hay niños correteando, intactos, nuevamente. Los vándalos duermen como rameras en la mañana. La ley y el orden han regresado a la ciudad de algunos. Por supuesto, esta calma es parcial y es momentánea: ya, en el corazón de la calle, otra sed se está gestando.

Los estoy esperando.­– Los sigo esperando. No importa que esté escondido en este largo, largo intestino: eventualmente vendrán. Así que no duermo, estoy en guardia. Escucho cada pequeño ruido, cada sutil insinuación, cada diminuta y microscópica estrategia de la noche. Para mí, el mundo abstracto de la gloria ha terminado. Ha terminado el mundo de los festines y las erecciones. El mundo nutricio y sano de los poderes y las palmadas. Me llamaban inteligente, una máquina de soluciones, un Genio. Celebraban mi biografía. Ponían geranios a mis pies. Todo ha terminado. Los símbolos han terminado. Este es el mundo de las biosombras. Solo tengo intercambios con las ratas. Ellas son las Reinas Psiquiátricas. El miedo es profundo y es límbico, es real. Me los llevaré a todos. Mi eslogan es: me los llevaré a todos. Renaceré en forma de revolver.

Larga raíz roja.– He venido para castigarte, mujer, plena miseria. He venido para escuchar tu voz romperse en ecos de angustia. Se dice que las de tu especie tienen derechos. El único derecho que poseen es el de ser azotadas. Azotadas hasta que su sangre sea rala, y se extienda por la plaza como una larga raíz roja. Alá es grande.

Te encontraré.– Te encontraré, maldito. Eres listo y rápido, pero hombre. Y los hombres son maleables, y cada cierto tiempo se aflojan, y en ese momento se equivocan. Cuando te equivoques, yo estaré ahí. Larga y lenta, la ciudad sabrá darme la razón, y la paciencia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cesar Flores Soler / Colaborador elPeriódico
Detienen a policías por supuestamente transportar carne de animales silvestres
noticia Redacción Cultura
Benjamín Levy Aguilar, el nuevo rostro guatemalteco en Hollywood

El actor fue futbolista y guardaespaldas antes de ser protagonista de series.

noticia Silvia Tejeda
Quien más sale en la tele ¡gana!

Este es el momento para pedirles a los actuales dirigentes de los canales 3, 7, 11 y 13 que relean el historial del lamentable y dañino desempeño político que el método de ese obsoleto monopolio ha incidido en el daño irreversible a todo un país.



Más en esta sección

EE. UU. acusa a Irán de ataque a petrolero y promete respuesta

otras-noticias

Los chats que revelan la fuga de información del despacho del MP

otras-noticias

Scarleth Ucelo cumple en Tokio

otras-noticias

Publicidad