[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Ojitos rasgados ii

opinion

follarismos

Pasó. Como todo. Llegó el olvido, los vientos del sur, el calentamiento global, los inquietantes sentimientos de entropía. Pasada la Semana Santa, mis neuronas estaban de nuevo cocinándose en su jugo, fumándose los resquicios de sosiego que le quedaban. Retomé las actividades de profe en la universidad, las clases de filosofía general y teoría del conocimiento para alumnos de derecho a quienes les importa un pepino lo que explico y pienso, por qué no les gusta leer, dicen que no tienen tiempo, y además la U. nos pide que no impartamos clases magistrales porque la consigna es “entretener” a los estudiantes como si estuviéramos en el circo, para evitar que se aburran. Haga clases amenas, me repetía la gorda que coordina la sección, parece que se trata de los nuevos trends de la pedagogía, así que te ponés a hacer monerías para divertirlos, pero luego vienen los exámenes y constatás que el setenta por ciento no entiende un carajo de lo que explicaste, incluso se han quejado porque les dejás demasiadas lecturas, pobrecitos, doc., usté entiende, ellos trabajan para pagar sus estudios y no les queda tiempo para leer y menos para escribir, así que no sea tan estricto, me suelta la directora de departamento guiñándome un ojo de complicidad con un escote a punto de reventar e inundar de leche maternal las aulas y corredores del edificio. Entonces, para no hacerme bolas, les advierto a los estudiantes al empezar el año que don’t preocup, conmigo todos ganarán sin excepción, pero es necesario saber que los que saquen sesenta y uno es porque en verdad perdieron, solo que para evitarnos dolores de cabeza les hago ganar, así no tenemos que volver varias veces a la U. a hacer exámenes de retranca que al final terminarán ganando, porque para eso son clientes que pagan sus cuotas, es la política de la universidad, donde como en cualquier empresa, el cliente tiene la razón.

En semejantes devaneos académicos andaba, cuando hace apenas un mes, justo el sábado 23 de abril, día internacional del Libro, fui a Sophos, la librería más importante de la ciudad, a buscar un libro que había encargado. Saludé a la gente de la caja registradora y me dirigí a la sección de filosofía, cuando sentí que se me abría la tierra, aunque logré asirme del Tractatus lógico-philosophicus de Wittgenstein –el libro en cuestión–, lo que me impidió caer de bruces: justo allí, frente a mí, de espaldas, con el mismo suetercito color ladrillo amarrado a la cintura, estaba la china de Panajachel ojeando un libro con manos y dedos diseñados para transmutar el mundo en arte. ¿Qué hacer? ¿Salir disparado, saltar al precipicio, dejarme succionar? Wittgenstein, amigo, ¿qué habrías hecho tú?

Respiré profundo. Durante eternos veinte segundos la contemplé sin saber qué hacer. ¿Cómo abordarla? ¿Hablará inglés? ¿Será de veras china? Se me ocurrió que bien podría ser japonesa. A veces se distingue físicamente a un japonés de un chino como se puede distinguir a un italiano de un alemán, pero en este caso la diferencia era sutil, al país venían más japoneses que chinos de visita, y aunque por la estatura parecía originaria de la China, por su manera de vestir podría ser japonesa. Respiré de nuevo, e inspirándome del grito de combate que lanzaban los kamikazes japoneses durante la Segunda Guerra Mundial cuando dirigían el avión para estrellarlo contra los portaaviones enemigos, grité para mis adentros “¡Banzai, banzai!”, mientras se me aguadaban las piernas.

–Disculpe, excuse me, you are Japanese, right?– lancé.

(Continuará…)

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Rey Felipe IV de España recibe al presidente Alejandro Giammattei

El presidente guatemalteco inició negociaciones con empresas para la compra de hospitales modulares, según un reporte de la Agencia EFE.

noticia Redacción elPeriódico
Guatemala bajo la lupa
noticia
Liverpool reporta millonarias pérdidas

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

FECI pide procesar al abogado Francisco García Gudiel

otras-noticias

USAID: “Nos oponemos enérgicamente a acciones que silencian a organizaciones de sociedad civil”

otras-noticias

Más de 2 mil cohetes son lanzados desde Gaza hacia Israel

otras-noticias

Publicidad