[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

El arte de contar

opinion

Viaje al centro de los libros

El asombro se logra en la literatura cuando el narrador logra contarnos una historia con la gracia del detalle y forma, porque a la vista tiene que estar el hilo conductor, pero la credibilidad y la sorpresa se alimentan de los detalles, de los pequeños aspectos que allí están, pero el lector no hubiera notado, y que al aparecer son como la luminaria que da sentido a todo lo que ocurre, y hace trascender el instante.

Los detalles conducen por un lado el plano del espacio, porque la sola historia de un hecho real o ficticio no se sostiene sin la presencia externa de lo otro, fuera del cuerpo del protagonista (individual o colectivo). Me explico con un ejemplo extremo, a partir de la caricatura popular Condorito, donde se observa al pájaro humanizado, popular, pícaro, desplazándose feliz y silbando por una calle urbana, a punto de hacer una fechoría, mientras en un ángulo del cuadro, un perro se rasca con la pata trasera o se detiene para ver con interés a quien pasa, oculto detrás de un poste, y desde una ventana de piso alto en un edificio, un rostro desconocido contempla un accidente de carro; y una mujer de espaldas, ajena al suceso, está a punto de apuñalar a un vendedor ambulante. El lector de estas revistas ve en ese cuadro, en un instante, y sin acudir a las palabras, una escena viva y creíble. Pero, además y al mismo tiempo, el narrador debe expresar alguna emoción. Algo que destaque el plano interno, que suscite emociones simultáneas que den sentido al hecho, a la tragedia humana, que desate el deseo de extinción. El pajarraco humanizado, con la cola de pluma que salta del pantalón parchado, silba despreocupado planificando una maldad, y el lector básico se prepara para la acción. En ese cambio de escena hay acción, tiempo, sensibilidad, intenciones, espectáculo y se contempla una experiencia espacial a la que es posible sumarse con la imaginación.

La narración debe ser efectiva en la revista popular como en La Divina Comedia, y por supuesto en la novela, donde el pecado que aburre es la intencionalidad moralizante o la actitud sacerdotal de quienes emiten juicio.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Enrique Krauze gana el III Premio de Historia Órdenes Españolas

Con este reconocimiento se destaca su labor como uno de los intelectuales más importantes de América Latina.

noticia Redacción*
Presidente hondureño habría accedido a que Ejército ayudara a narco

Fiscales de Estados Unidos presentaron mociones que amplían reclamos de drogas.

noticia Bjorn Lomborg*
El regreso de EE. UU. al Acuerdo de París, no solucionará el cambio climático

Seamos realistas. El clima es un problema creado por el hombre.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Paleontólogos mexicanos identifican nueva especie de dinosaurio pacífico y conversador

otras-noticias

Accidente en Empornac deja como resultado a un trabajador lesionado

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Publicidad