[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Entre el espanto y la ternura

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

En noviembre del 2016 arranqué un proyecto que me tuvo muy entretenido a lo largo de los doce meses siguientes, hasta despachar el resultado: un libro sobre la desigualdad observable a lo largo y ancho de nuestro convulso territorio nacional. La obra se titula El país más feliz del mundo: Guatemala, entre el espanto y la ternura, y fue presentada anteayer en la FILGUA.

La disputa por la hegemonía, es decir, por imponer una versión definitiva sobre la realidad y los hechos que la componen, es hoy mucho más acalorada que antes y ello ocasiona fracturas entre sectores de la sociedad e incluso entre familias. Quise entonces ofrecer un puente de entendimiento, consciente de que el país –cito el prólogo– “nos pertenece a todos, no sólo a los de arriba ni sólo a los de abajo ni sólo a los de en medio; y convencido de que es entre todos que hemos de emprender las transformaciones necesarias, de tal modo que decir que Guatemala es el país más feliz del mundo no sea un chiste de pésimo gusto ni suene a publicidad barata para disimular nuestro lacerante subdesarrollo estructural”.

Un puente de entendimiento, dije. Ese es mi propósito: entendernos. Nada más, y nada menos. “Que lleguemos a ponernos de acuerdo es ya una ambición poco realista tratándose de un país tan polarizado como el nuestro, sobre todo teniendo en consideración la cuantía de los intereses en juego”.

Con dos colegas (un cineasta y una fotógrafa) dedicamos dos meses a recorrer los 22 departamentos de la República. Ellos trabajaron de verdad, y su esfuerzo se tradujo en 44 entrevistas en video y dos galerías de fotos. Yo intenté echarles una mano haciéndome cargo del volante del picop. A veces también les cargaba los tiliches. Mientras tanto observaba, hablaba con la gente y tomaba apuntes: muchos apuntes. Después, ya en casa, me dediqué a leer un rimero de libros de referencia (para entender mejor el fenómeno en su contexto y no acabar, como se dice, “descubriendo el agua azucarada”) y por último, una vez transcritas todas mis notas de viaje, a teclear frenéticamente.

¿Por qué escribir sobre la desigualdad? Porque su tendencia galopante es un signo inequívoco de los tiempos que corren; máxime a partir de la crisis financiera mundial ocurrida en el año 2008 y el subsecuente salvataje, con fondos públicos, de las entidades privadas responsables del colapso. Desde entonces el análisis sobre la desigualdad es objeto de nauseabundos retorcimientos perpetrados por izquierdas tanto como por derechas. Así pues, en épocas signadas por la cerrazón ideológica me parece que discurrir al respecto puede ser un ejercicio no sólo esclarecedor sino potencialmente fecundo. Ojalá así sea.

Agradezco el financiamiento de la Fundación Ford, la coordinación ejecutiva de Plaza Pública, el crucial espaldarazo de Gabi Lehnhoff, el acompañamiento profesional de Enrique Naveda y la paciencia de Virginia Flores.

No agradezco la censura impuesta por la Universidad Rafael Landívar: es la segunda vez que publico un libro bajo su sombrilla institucional y en ambas ocasiones mi trabajo ha salido macheteado. Juro que no descansaré hasta consumar el desquite como lo hice en aquel entonces.

Si te interesan estos temas, te invito a comprar el libro.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Congreso integra pesquisidora por antejuicios contra magistrados de la CC

La comisión pesquisidora serán presidida por el diputado Mario Taracena.

noticia EFE
Los volcanes de Fuego y Pacaya continúan con erupciones
noticia EFE
Los restos del cohete chino se desintegran en reentrada y caen en el Índico

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Por fin tenemos fecha y un adelanto para la tan esperada reunión de Friends

otras-noticias

Dirigente opositor reclamado por Caracas denuncia “persecución” de Maduro

otras-noticias

Reserva de turnos por internet para vacunas anticovid pone de relieve brecha digital en India

otras-noticias

Publicidad