[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

El lenguaje del “tú”

opinion

follarismos

Entre los diversos consejos que existen para aprender a ser más asertivos en situaciones de confrontación, es decir, para que afirmemos correctamente ante los demás nuestras emociones, ideas y necesidades sin sentir vergüenza, culpa o miedo ante nuestro interlocutor porque nuestro punto de vista no coincide con el de él o el de ellos, uno de los métodos más recomendados es el de evitar a toda costa el llamado lenguaje del “tú”.

El lenguaje del “tú” es aquel que espontáneamente utilizamos al atribuir a causas externas lo negativo que nos acontece. Por ejemplo, si me doy un trastazo contra una silla al levantarme de la mesa, tenderé a enojarme con la silla y hasta le daré una patada como “castigo” que expresa mi frustración y enojo. En los conflictos con los demás, el lenguaje del “tú” asume que el otro es quien tiene la culpa de nuestro sentir y actuar, de modo que se lo reprochamos con fórmulas como: “¿Por qué me dijiste o hiciste tal cosa?”, o con justificaciones a través de las cuales señalamos al otro como causante de nuestra reacción: “Hice esto o dije lo otro porque tú (o vos, o usted), habías antes dicho o hecho tal cosa”.

El problema del lenguaje reactivo del “tú” es que, detrás de esos reproches al “otro” o a la “otra” como “causantes” de nuestro enojo, subyace una pregunta terrible dentro de su aparente inocencia y que es imposible de responder debido a su veneno metafísico: “¿POR QUÉ ERES ASÍ…AH, POR QUÉ?!”, acusación que lo deja a uno estupefacto y abrumado, pues para esclarecerla habría que hacer un psicoanálisis durante veinte años en el Tíbet, de manera que solo queda defenderse como gato panza arriba: “Soy así porque sí, y si no te gusta, jódete”. O “Soy así porque, justamente, vos sos asá”, reenviándole la pelota al otro en un ping-pong interminable y absurdo de reproches mutuos que no resolverán jamás la confrontación.

Existe también una variante similar de este lenguaje culpabilizante del “tú”, y es el que practican con aire de bondad inquisitorial los curas y las monjas, los comisarios y las comisarias políticos y políticas, aquellos o aquellas que se creen imbuidos e imbuidas (insoportable esta corrección absurda del lenguaje “no-sexista”, ¿verdad?) de una misión pedagógica y fiscalizadora de los comportamientos, aunada a una pretendida superioridad moral, cuando te apuntan con el dedo y preguntan: “¿Y usted dama, usted caballero, qué es lo que ha hecho o qué es lo que está haciendo para que el mundo mejore, para que en el país haya menos corrupción, para que haya menos pobres, para que su familia funcione, para que su esposa sea feliz, para que sus hijos sean buenos, qué es lo que usted ha hecho para ser usted señora, usted señor, una mejor, un mejor feligrés, ciudadano, persona, a ver, dígame, qué ha hecho?!”  ¡Uffff! ¿Verdad que da escalofríos?

En fin, la asertividad nos invita a no fijarnos tanto en lo que hacen los demás, sino a focalizarnos en nosotros mismos y a asumir la responsabilidad de nuestras ideas y acciones, bajo la famosa premisa del filósofo Epicteto: “No es tanto lo que hacen o dicen los demás lo que nos lastima, sino la interpretación que le damos”, premisa que es, si puede decirse, el credo de los que practicamos el bello y difícil arte de la psicoterapia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Comunidad (Néstor Ahumada / Escritor invitado)
Gracias al “marketing” los negocios se mantienen con éxito

El objetivo de estas tácticas es elevar la imagen de su marca.

noticia Enrique García
Una juramentación de urgencia y de noche

Diputados del Congreso aprueban el acuerdo para que magistrado electo por el Colegio de Abogados tome posesión del cargo por un periodo de dos meses.

noticia Luis Aceituno
Suite for Flute and Jazz Piano Trio

Claude Bolling se encuentra con Jean-Pierre Rampal en este disco de swing moderno.



Más en esta sección

Una juramentación de urgencia y de noche

otras-noticias

Hermano de diputada e implicado en caso Los Huistas es hospitalizado

otras-noticias

Denuncias de vecinos de Joyabaj llevan cinco años sin respuestas

otras-noticias

Publicidad