[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

The Shape of Water AT-Field

opinion

@Tropismo

Elisa tiene la misma rutina de siempre: despertar, poner a hervir unos huevos, bañarse, tomar el bus, marcar su entrada, limpiar y repetir. Todo transcurre con normalidad en el laboratorio para el que trabaja, hasta el día que llega un nuevo “activo”, un anfibio del cual no puede evitar enamorarse. The Shape of Water de Guillermo del Toro, ganador del Globo de Oro a mejor director hace unas semanas, es una cinta romántica y no tanto sobre monstruos que bien podría ganar el Oscar.

Del Toro, que ha dirigido grandes producciones tipo Pacific Rim o Hellboy II, esta vez regresa a sus tintes más personales en The Shape of Water como en El laberinto del fauno: un cuento de hadas, una historia sobre el pasado y sus espantos, y claro, monstruos humanos y humanos monstruosos. Todo pensado desde el principio y exclusivamente para los actores y actrices elegidos hace de la cinta que todo case en una armonía perfecta donde la narración va con rapidez y sin tanto aspaviento digital.

Sally Hawkins (Blue Jasmine) da vida a Elisa, una mujer sin habla que no destaca por su figura, sino por una luz que lleva consigo. Hawkins da todo en su lenguaje de señas y corporal, bailando de pronto, angustiándose luego y maravillándose al final. Ahí están también Michael Shannon como Strickland, un misógino torturador fácil de odiar; y Octavia Spencer como Zelda, una mezcla de sus papeles en The Help y Hidden Figures que acompaña a Elisa hablando todo el tiempo.

Completan el elenco Richard Jenkins como el amigo gay diseñador de Elisa con quien comparten apartamento. Y Doug Jones como el ser anfibio de quien Elisa se enamora. Del Toro escribe un cuento de hadas de desadaptados, donde una mujer con discapacidad, una mujer negra y un hombre homosexual deben enfrentar a Strickland, el “hombre ejemplar”. Todo en un espacio extraño pero romántico: un laboratorio súper secreto a lo steam punk con Glen Miller y Benny Goodman al fondo y la banda sonora de Alexandre Desplat. The Shape of Water es una relación entre una mujer y un monstruo que Del Toro logra hacer sentir verosímil y hasta empática para los espectadores. Violenta a veces y hermosa de ver.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú*/ elPeriódico
Mujer se lanza de mototaxi para evitar ser secuestrada

Fue trasladada al Hospital por los bomberos .

noticia AFP
Honduras espera en febrero primeras vacunas de Pfizer contra el COVID
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
FECI acciona contra la designación de Moto a magistrado de la CC

El ente investigador señala imcumplimiento en la idoneidad y honradez de los participantes.



Más en esta sección

Las entrañas del poder VII

otras-noticias

Ocho décadas sin James Joyce

otras-noticias

Biden urge aprobar plan de rescate

otras-noticias

Publicidad