[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Ni son ni están

opinion

follarismos

Una de las razones por las que conjugué sin dificultad desde la adolescencia mi interés por las artes del ilusionismo y la prestidigitación con la psicología clínica y la literatura, fue porque esperaba entender los mecanismos de manipulación y autoengaño en las personas, sobre todo en el campo de eso que llamamos la “enfermedad mental”. Fue así como descubrí que, parte de los problemas de desadaptación individual que todos sufrimos alguna vez, tienen que ver –entre otras razones– con el miedo a enfrentar la realidad (o ciertas realidades dolorosas), por una parte, y con la necesidad de “contarnos historias” o de construirnos mitologías y películas en nuestra mente, por la otra.

La capacidad de autoengaño es infinita. Ahora ha subido a la palestra mediática en Estados Unidos y en Europa el tema de los abusos sexuales cometidos por hombres famosos de la farándula y de otros sectores contra mujeres que, finalmente, han decidido denunciarlos. En un artículo del N.Y.Times del 2 de diciembre de este año, bajo el escalofriante título  La monstruosa naturaleza sexual de los hombres, su autor, Stephen Marche, afirma algo que es de sobra conocido en psicología desde 1956 con el nombre de “Teoría de la disonancia cognitiva”, y que afirma que las creencias, valores, opiniones y actitudes que uno profesa sobre ciertos temas, a menudo no tienen nada que ver con los comportamientos concretos y reales al respecto. En otras palabras, que uno ya no puede fiarse ni de sí mismo.

Hace más de un año escribí un artículo aquí, poniendo en duda la eficacia del nudismo femenino como forma de protesta por los crímenes realizados contra las mujeres en el mundo. Las personas que de inmediato encabezaron una reacción linchatoria contra mis observaciones, acusándome de machismo y de equivocación total, fueron dos hombres que, bajo aplausos y elogios de la mayoría de chicas ingenuas que también despotricaban contra mi artículo, se autoposicionaron como adalides del feminismo. Al día siguiente, dos ex-parejas de estos tipos se comunicaron conmigo para contarme que uno de ellos tenía una denuncia en la policía por violencia familiar, y que el otro, además de ser un machista consumado, era un conocido estafador. Es decir, que ya no se puede uno fiar de nadie.

Lo he dicho muchas veces: desconfío de aquellas y aquellos que abrazan con demasiado ímpetu ciertas banderas o causas políticas (sean de izquierda o de derecha), o feministas, o ecologistas, o dietéticas, etcétera, como si entraran en una religión o en una secta, intentando acomodarse a una  estructura correspondiente de pensamiento (más de autoridad que de pensamiento) que les proporciona límites y un sentido de pertenencia, haciendo que se sientan “contenidos”. De no hacerlo, hay el peligro de sufrir “desbordamientos”, o sea, de perder el sentido de la identidad y de errar por caminos hechos de impulsividad desenfrenada alternada con depresiones y miedos, de amoríos ahogados en dependencia y celos, de adicciones diversas, de accesos paranoicos y tendencias al aislamiento, o lo de siempre: de mucho bla-bla-bla y pocas nueces. Al final, al observar a los miembros de diferentes grupos, en particular a los que luchan por causas feministas y también a los que uno cree que defienden causas machistas y patriarcales, se llega a la esclarecedora pero inquietante conclusión de que ni son todos los que están, ni están todos los que son.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Barcelona sufre pero gana

El Barcelona ganó 1-0 en el campo del colista Huesca, este domingo en la 17ª jornada liguera, mientras el Atlético de Madrid venció 2-1 al Alavés (14º) recuperando el liderato liguero.

 

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
PNC remite a hondureños por ingresar de forma irregular al país

El próximo miércoles se espera la primera caravana migrante 2021 de Honduras.

noticia AFP
Expulsados por los ciclones y atraídos por Biden, nueva ola de centroamericanos migra a EE.UU

Desde diciembre abundan en redes sociales convocatorias para la “Caravana 15 de enero 2021”, que tiene previsto salir de la hondureña San Pedro Sula e ir sumando en el camino a guatemaltecos, salvadoreños y mexicanos atraídos por el “sueño americano”.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Todo está consumado

otras-noticias

Ex-Directora de la Diaco denuncia a funcionarios de Economía por difamación

otras-noticias

Publicidad