[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Los años sucios

opinion

Viaje al centro de los libros

Entre mis papeles dedicados a la memoria, encontré una carta que me envió Luis Aceituno desde París, tras cuatro años de residencia en esa otra galaxia, a mediados de los años ochenta, adjuntando el original de uno de los cuentos de un libro que recién estaba escribiendo. Decía así en la carta manuscrita: “Te envío solo un cuento porque es el único pasado a máquina, hace parte de un libro que se llama provisionalmente Los años sucios, y que va un poco sobre la onda del exilio. La mayoría de los cuentos ya están escritos, sólo me falta meterme a trabajarlos a fondo”.

Era principios de los años ochenta cuando decidimos marcharnos de Guate. Tomamos rumbos diferentes, pero nunca perdimos el contacto, y continuamos compartiendo lecturas tal y como lo acostumbrábamos dando vueltas por el parque de La Antigua, en la época espontánea y plena de nuestra adolescencia provinciana. Luis tituló a esos años de sucios, lo cual yo traduzco como idílicos, espontáneos o emotivos. La pasábamos muy bien, hacíamos teatro, Luis tenía su programa de radio y una revista, creamos el club de BB King, veíamos películas viejas en Alianza Francesa, y nos juntábamos a escuchar música y a discutir por las tardes nuestras lecturas. La realidad se nos quería imponer, pero nos escurríamos como felinos. Creamos el grupo literario Cuerpos sin lugar, y publicábamos semanalmente en el vespertino El Imparcial nuestros manifiestos literarios y contribuciones. La patria se estaba resquebrajando, pero nosotros nos sosteníamos amarrando los pedazos, hasta que la diáspora fue inevitable.

Luis regresó a Guatemala una década más tarde, y de inmediato apareció la primera edición de Los años sucios, en 1992, actualmente revisada, aumentada y reeditada por la Editorial El Pensativo. La obra contiene todas las emociones y sentimiento de entonces, así como un cuadro de personajes donde Luis nos retrató a todos los amigos de entonces, como personajes de ficción o refiriendo cuadros simpáticos de quienes éramos. Yo me descubro radical, como el oscuro personaje religioso que en La puerta del cielo aparece advirtiéndole al protagonista del peligro que entraña jugar con la ouija.

 Los años sucios van más allá del retrato vivencial de una generación de antigüeños fascinados por las letras, porque es expresión de los cambios humanos, de la ilusión y la desilusión, del deseo a no resignarse a la dictadura de la realidad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Detienen a alcalde de Ocós, San Marcos Carlos Danilo Preciado Navarijo en Panamá
noticia AFP
Mundial de clubes se jugará en dos estadios

El Mundial de Clubes que se disputará en febrero en Catar contará con dos estadios, ambos en la ciudad de Rayán, la segunda del país, en lugar de los tres previstos en un primer momento, tras la adaptación del calendario después de la renuncia a participar del Auckland City debido a la pandemia, anunció este lunes la FIFA.

 

noticia Gerson Ortiz
Sismo de magnitud 4.8 sacude a Guatemala en el primer día de 2021


Más en esta sección

Hermano de diputada Sofia Hernández es hospitalizado en el San Juan de Dios

otras-noticias

MP y PNC realizan cerca de 40 allanamientos en diferentes sectores de Escuintla

otras-noticias

Salud publica nuevos horarios para centros comerciales, supermercados y mercados

otras-noticias

Publicidad