[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Día de fiambre

opinion

SOBREMESA

El fiambre se preparaba en la casa del Callejón Normal con tiempo suficiente para que los ingredientes, sazones y gustos se entremezclaran y marinaran según la antiquísima receta de mi madre, la cual ella aprendió de la suya, y en la actualidad nosotros tratamos de imitar con referencia amorosa y gastronómica, el importantísimo legado familiar.

En la mesa del comedor, cubierta con una carpeta plástica gruesa color celeste, se instalaban los apastes de embutidos en finas rodajas, los dados pequeñitos de queso de leche con sabor fresco a hoja, los volcanes de queso duro y verduras frescas, recién cocinadas con un puñado de sal de mar y “al dente”, como dictaba mi madre, guiándose únicamente por la memoria del sazón innato para preparar ensaladas, pues el instructivo del fiambre familiar no estaba guardado sino en su cabeza.

Encima de la silla cabecera de cuero, en donde se sentaba mi padre a dirigir con voz parlante los almuerzos y las cenas, poníamos el apaste plástico de color anaranjado en donde mi madre con habilidad de mago iba mezclado con ritmo lento y con el cucharón de madera cada uno de los ingredientes del fiambre para que no se shuqueara en el proceso, para finalizar con los dos picheles de caldillo que inundaban la casa con olores frescos y exóticos: jengibre, perejil, tallo de cebollas, mostaza canche, cordoncillo y la pimienta gorda con su aromático sabor a clavo.

El día de Todos los Santos, además del almuerzo familiar del fiambre, mi padre visitaba el cementerio.  Cuando mi madre vertía grandes cucharadas de su fiambre rojo avinagrado y dulzón sobre el azafate de orillita roja, formando en el plato el más espléndido de los jardines barrocos, con su fuente de chile chamborote en el medio, jardineras de lechuga y las pequeñas  rosas coloradas esculpidas en los rabanitos redondos, mi padre hacía el conteo de las coronas de flores blancas que llevaría esa mañana al cementerio. A Luis, mi padre, el día de Todos los Santos lo ponía triste y de pocas palabras. Su lista de difuntos era grande, igual su cargamento de coronas, al punto que recuerdo un día que tuvo que alquilar un pick-up.

He asumido el legado de mi madre de hacer el fiambre y, cada año, en mi especial altar de muertos que construyo con fotos y flores frente al comedor, invoco su presencia espiritual para que con su ayuda logre el sazón perfecto del caldillo y me acompañe su ánimo amoroso para agradar a mi padre, a quien dedicaba cada año su proeza culinaria

El fiambre casero lo hacemos en familia, sazonado con los recuerdos y las anécdotas de siempre, como la del tío Ramiro que de traguito en traguito terminó tomándose el agua de colonia de su hermana, sin tristeza, recuerdos negros o sustos porque de inmediato se corta el caldillo del fiambre.

Este año fiambrero quiero recordar a cuatro hacedoras insignes, habitantes del antiguo Callejón Normal. Cocineras expertas de la muy chapina “comidita del diario” y también de deliciosas especialidades gourmet, para quienes el  arte de cocinar significaba, además de una afanada labor, una expresión de amor para los suyos: Ana María Biguria, mi madre; Tati, mi tía, experta en timbales y galletas de almendra; mi tía Conchita Biguria, mujer excepcional, cocinera de altos vuelos y catadora de iguanas y demás platos exóticos, para quien la vida le quedó corta para todo lo que deseaba probar, y la linda Graciela Ubico de Herrera, maestra de maestras en el arte culinario.  Mujeres arrechísimas que forjaron con su ejemplo e ingenio mi imaginario infantil.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jaime Barrios Carrillo
¿Qué de dónde Fito vienes?
noticia AFP
Evacúan edificios del Congreso de EEUU mientras partidarios de Trump protestan en el Capitolio

Republicanos que objetan victoria de Biden respaldan “un golpe de estado” según indicó un líder demócrata en el Senado.

noticia AFP
Fallece mujer herida en los disturbios en el Capitolio


Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

360° A vuelo de pájaro

otras-noticias

No a la represión a nuestros hermanos

otras-noticias

Publicidad