[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

1001 noches

opinion

buscando a syd

El sábado asistí a la inauguración del  proyecto 1001 noches. Este start up cultural apuesta de un modo muy explícito por la expresión urbana, en una ciudad con pocas metáforas, buscando socializarse con alguna frescura.

En su página de facebook se definen como una plataforma de encuentro y creación. En su website, como un espacio efímero donde convergen cultura y comercio.

Parece que detrás de 1001 noches hay un equipo inteligente y procurante, que además trabaja con múltiples curadores, para definir las experiencias del centro. Hasta dónde van a poder mantener la exploración, es algo que aún está por verse, como ya dijera el maestro zen.

Leí por cierto con algún interés un comunicado de Disco Inferno/Analógicos, en donde estos básicamente acusan a 1001 noches de conservadores e informales, en razón a una fiesta que no se dio. Ignoro los detalles, y supongo que cada cual tendrá su punto de vista.

Especulo que la pita de 1001 noches no es infinita, porque, a mi entender, están haciendo sharecropping en lo que solía ser la sede del Transurbano –antes un banco, si recuerdan. Y por lo tanto seguramente tienen que complacer a cierto patriciado, y hacer los malabares del caso. Sería por cierto interesante ver de cerca su modelo de negocios.

Pero el proyecto está ya operativo y armado, y durará tres años exactamente (de ahí que lo califiquen como efímero). En él se llevarán a cabo, de un modo regular y continuado, experiencias artísticas y estéticas, desde plurales disciplinas. De hecho, están recibiendo propuestas, en mística abierta de colaboración, por si a alguno interesa. Estoy seguro que veremos por ahí un par de cosas estimulantes, como las hemos visto en otros espacios (pienso en la Erre) en su momento.

No todo tiene por qué ser interesante, claro. Lo del sábado estuvo correcto, pero decir que reventó mi cerebro sería jalarlo, y eso que era opening night. Vi los neones, caminé sobre el piedrín, escuché la música atmosférica de Alex Hentze, olí los altos perfumes de las guapas de turno, y habría comido libanés, si no hubiera cenado ya.

Correcto, como dije.

El lugar de sí da para mucho, bajo este esquema de refuncionalización cultural y gentrificación creativa, especialmente porque permite toda clase de juegos espaciales y monumentalidades y derivas…

Solo esperamos que las mismas no sean cortocircuitadas por las otras derivas, las comerciales. Pongo por caso la ridículamente larga fila de gente que vi el sábado, para comprar una mísera tarjeta cashless, y cortando a la mitad la entrada al evento, en un horroroso antifeng chui, no el mejor de los presagios.

Tampoco es que adverse yo la parte comercial, conformada actualmente, según el website, por un estudio de yoga, una boutique de diseño, una empresa de aplicaciones, un espacio coworking, y una universidad digital. Más abajo, el Bar Zacapa, o como se llame eso.

Y bueno, el food court, que reunió, durante la inauguración, a un ecléctico grupo, de lo familiar a lo poshipster, entre lo relajado y lo levemente esnob.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Netflix estrenará 70 producciones en 2021
noticia
5 minutos
noticia AFP
Trump insta al vicepresidente Pence a no certificar en el Congreso la victoria de Biden


Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Todo está consumado

otras-noticias

Ex-Directora de la Diaco denuncia a funcionarios de Economía por difamación

otras-noticias

Publicidad