[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Democratizar la insolencia

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

Hace poco, en una de sus cáusticas reflexiones, S. Žižek me hizo recordar la manera en que solíamos bromear los compañeros de clase, un chorro de años atrás, cuando estábamos en el colegio.

La dinámica consistía en denigrar indiscriminadamente al prójimo echando mano de lo que fuera: rasgos físicos, extracción de clase, algún defecto (real o imaginario), enfermedades venéreas presuntamente padecidas, bochornos del pasado oportunamente traídos a colación y, en última instancia, el árbol genealógico en sus más burdas caricaturizaciones, desde las hazañas porno-eróticas de la abuela hasta la reputación concupiscente de la hermana, pasando por el furor uterino de la madre.

Todo eso, claro está, sancochado hasta la médula de misoginia y de racismo. ¿O acaso cabría esperar algo distinto de retoños engendrados en una sociedad como la nuestra?

Pero el punto no es ése. Lo que me interesa resaltar es cómo la vulgaridad, al ser cometida por todos (y compartida entre todos, sin exclusiones), lejos de oprimir o de injuriar, generaba un espacio liberador en el que las calumnias y los insultos quedaban neutralizados en virtud de la transgresión, que nos volvía hermanos y cómplices.

Era una especie de competencia por ver a quién de todos se le ocurría la broma más vulgar. Un concurso de talentos sin más pretensiones que la catarsis en sí misma, tras la cual todos salíamos ganando y nadie perdía otra cosa que no fuera –felizmente– la vergüenza. Ojo: cualquiera que tergiverse el espíritu de esta dinámica y la confunda con el acoso o bullying es porque no ha entendido nada de lo que pretendo explicar.

A contrapelo de la corrección política (y de su militancia en pro de la frigidez y la hipocresía), y en abierto desafío a la norma restrictiva que aconseja no ofender a los subalternos, mi apuesta es por la democratización de la insolencia, y reivindica el derecho de “todas y todos” (empezando por los segmentos oprimidos) a burlarse del prójimo. ¿Qué les parece?

Para expresarlo en otras palabras, de lo que se trata no es de arrebatarle a algunos el permiso de proferir insultos sino de recuperar, todos, la licencia que nos habilita para blasfemar sin reservas ni inhibiciones. A fin de cuentas, siguiendo a Žižek, “sin una pizca de mutua obscenidad amigable, no es posible tener un contacto real con el otro”.

Todo esto viene a propósito del incidente que le ocurrió a una conocida mía con el piloto que la condujo en Uber: el tipo le hizo llegar un mensaje de admiración, bastante anodino y mesurado por cierto, que ella sin embargo consideró “totalmente inapropiado”. Su airada postura me ha dado mucho en que pensar. De hecho, esta es la tercera columna que le dedico –y, por lo que veo, no será la última.

“Habría que ser mujer para entender mejor lo que digo”, me amonestó. Vaya, vaya. De modo, pues, que –siguiendo con esa misma lógica fundamentalista– volvemos al nudo ciego en el que, mutatis mutandis, “habría que ser maya para realizar una película como Ixcanul”, ¿cierto?

Bien. Quién quita y pronto a alguien se le ocurra decretar que hace falta ser bucanero para dirigir la próxima entrega de la saga Los piratas del Caribe.

(Para Gabi y para CaLu, entre otras).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción*/ elPeriódico
“No soy un gato”, dice un abogado en una audiencia virtual
noticia UNIVISION
Lambda y Delta plus en estudio
noticia Europa Press
Usan la arqueología para comprender mejor el cambio climático

Los científicos esperan identificar los puntos de inflexión en la historia del clima que llevaron a las personas a reorganizar sus sociedades para sobrevivir.



Más en esta sección

Alejandro Sanz tendrá una estrella en el Paseo de la Fama

otras-noticias

Billie Eilish, BTS, Elton John… 24 horas de música para luchar por el planeta

otras-noticias

Volcán de Fuego incrementa su actividad y registra efusión de flujos de lava

otras-noticias

Publicidad