[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Hablando de dictaduras

opinion

follarismos

Nunca, en ningún otro país como en Guatemala, sentí la presión de la dictadura del automóvil. Es cierto que hoy está de moda hablar de “dictaduras”, pero esta palabreja es como las nociones de “libertad”, “amor” o “democracia”, que habría que elucidar a qué se refieren concretamente, cuál es su equivalente preciso en el mundo real, qué es lo que cada uno entiende por ellas. Porque hay muchos tipos de dictaduras: las económicas, las políticas, las religiosas, las legales, las militares. La dictadura del dinero, de la corrupción, de los privilegios, de la pobreza, de la enfermedad, de la moda. La dictadura de las tradiciones, de los rumores, de la moral, de la familia, de las imposiciones de género. La dictadura de la miseria erótica, es decir, la falta de oportunidades para amar o para conocer gente, y la dictadura de la imposibilidad de desplazarse. Todas son como universos cerrados superpuestos que se nos imponen –y que aceptamos– institucional y mentalmente, y que no nos dejan crecer, avanzar o buscar alternativas.

Es sobre todo a la última, a la dictadura de no poder desplazarse, a la que me referiré hoy. En Guatemala, el imperio del automóvil ha creado desde siempre una situación que puede calificarse de dictatorial: si no tienes auto, te jodiste. Además, dicha situación te convierte de pronto en un ciudadano de tercera categoría, para el que no se han previsto aceras ni pasos peatonales adecuados. Tampoco podrás ir a donde quieras y cuando quieras a no ser a través del terrible y espantoso transporte llamado “público”, con el que tardarás el triple de tiempo en desplazarte, generalmente en condiciones de incomodidad y de peligro inimaginables. Por otro lado, la dictadura del automóvil lleva a que como todo el mundo quiere tener uno, te endeudas hasta el alma para conseguirlo, y luego hay exceso de vehículos y las calles están saturadas y deterioradas por esa misma razón, con embotellamientos cada vez más largos y, naturalmente, son los peatones los que sufren triplemente las consecuencias.

Si no posees carro, resulta que no eres nadie, decía con desencanto un paciente mío el otro día. Si quieres conquistar a una chava, ni se te ocurra contarle que no tienes auto, o que la vas a ir a buscar en taxi, porque te manda por un tubo, así que tu poder de seducción se vuelve caquita de gallina, sobre todo en ciertos sectores de clase media y alta. Esa es la realidad. El poder en general, y el poder de seducción en particular, se mide no solo por el dinero que tengas, sino por el carro que poseas, por el radio de acción o los espacios que puedas abarcar y por el tiempo que te quede libre para hacer lo que desees. Si tu radio de acción es limitado porque no tienes carro y vives o trabajas lejos, tu vida cotidiana se reducirá a un estúpido trajín repetitivo y gris, y quizás termines preguntándote, en efecto, qué sentido tiene esa palabra absurda que algunos llaman “libertad”. Libertad de qué y para qué, es la cuestión. ‘That’s the question’.

Conozco gente que no se atreve a caminar por las calles, o que sienten pena si los ven caminando por una calle, como si fueran desnudos. Consideran que sufrirían una vergonzosa pérdida de estatus. Porque para sentirse ciudadanos de primer orden, parece importante ir siempre en carro, aunque solo sea a la esquina a comprar cigarrillos. Es un dogma mental. ¡Qué pueblote oprimido y superficial en el que nos hemos convertido los urbanistas de esta ciudad, capital de un paisucho que seguimos considerando un país libre! Por eso digo: ¡Abajo las dictaduras, qué carajo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ana Lucía Mendizábal/Cultura
Escuelas de arte, en la mira del Ministerio de Cultura

La entidad gubernamental presentó un plan de acción para las principales escuelas de arte del país.

noticia Méndez Vides
Novelistas debutantes

Viaje al centro de los libros.

noticia Lorena Álvarez elPeriódico 
IGSS analizará propuesta para seguro que cubra desempleo

El proyecto cubriría seis meses siempre que se cumplan los requisitos que se establecerán.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Proveedor cuestionado y su hija compiten por los mismos contratos

otras-noticias

Presentan inconstitucionalidad contra la ley de oenegés

otras-noticias

Aifán pide a la CC suspender fallo que la CSJ dictó en su contra

otras-noticias

Publicidad