[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

José Batres Montufar

opinion

Viaje al centro de los libros

La figura de Pepe Batres, es emblemática, publicó poco y la familia destruyó lo inédito protegiendo las buenas costumbres. Fue el más lúcido poeta de la nueva nación independiente. Augusto Monterroso le tuvo siempre devoción, escribió sobre su vida y obra, así como José Martí lo alababa, enalteciendo por ellos y otros grandes, por la habilidad ingeniosa de poeta que versificaba con tanta claridad al narrar historias naturales sujeto a las reglas de la métrica y rima. En la dedicatoria de El Reloj, dice que “no debía de salir del círculo de mis propios amigos, pues el estar impresa en un periódico de Guatemala, es lo mismo que hallarse en un archivo privado”.

Batres Montúfar nació en 1809 en San Salvador y murió en Guatemala en 1844, a los 35 años. Fue guatemalteco, centroamericano y para muchos un autor del Nuevo Mundo.

Fue militar y participó en batalla, fue hecho prisionero por un año en una celda. Aprendió el latín y el francés, tradujo una oda de Horacio, que le hizo ganar posteriormente la admiración de Marcelino Menéndez y Pelayo, y del francés Bernard. Guatemala era inestable, entre revueltas y disturbios por odios provinciales, asunto que no cambia. Sufrió la guerra por la unión centroamericana de Morazán, el despojo de su casa y la pérdida de la fortuna familiar.

De estilo satírico, sus cuentos narrados en verso evocan las costumbres nacionales, vicios y preocupaciones que a la postre son universales. Siempre se sintió incomprendido y falto de estímulo.

Como topógrafo participó con su hermano Juan en las mediciones del Río San Juan en Nicaragua, cuando se estudiaba la posibilidad de construir un canal interoceánico (sueño que aún no dejan de planificar), y en dicha gesta murió de malaria quien se llamaba como el río. Regresó solo a Guatemala, enfermo y triste. Fue nombrado gobernador de Amatitlán y diputado por San Marcos.

La vida cultural de entonces se limitaba a tertulias, donde él prefería ser discreto. Sus narraciones se publicaron como Tradiciones de Guatemala, que de alguna manera inspiraron a José Milla y evoca las Leyendas de Guatemala de Asturias, porque significó el punto de partida. Las falsas apariencias continúa siendo un monumento incomparable, porque no cualquiera logra contar una historia con tanta claridad e ingenio. 208 años después de desaparecido, porque murió el 9 de julio de 1844, lo recordamos y leemos con admiración.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Paris Saint Germain gana la copa

Eliminado de la Liga de Campeones antes de lo deseado, y con opciones de no revalidar la Ligue 1, el París SG salvó en parte la temporada al conquistar este miércoles la 14ª Copa de Francia de su historia tras derrotar al Mónaco 2-0.

 

noticia AFP
Piden fondos para arreglos interiores en Notre-Dame

Se busca realizar arreglos interiores y se espera diseñar recorridos guiados para al menos seis millones de turistas al año.

noticia Lucero Sapalú/elPeriódico
Concejo Municipal denuncia supuestos negocios del Alcalde de Sansare

Afirman que el jefe edil de Sansare, El Progreso, tiene un negocio con un contratista del Estado.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Proveedor cuestionado y su hija compiten por los mismos contratos

otras-noticias

Presentan inconstitucionalidad contra la ley de oenegés

otras-noticias

Aifán pide a la CC suspender fallo que la CSJ dictó en su contra

otras-noticias

Publicidad