[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Spider-Man: Homecoming

opinion

AT-Field @Tropismo

Tan simple como haber sido mordido por una araña es la explicación de cómo Peter Parker obtuvo sus poderes. Ya pasó, no hay porqué contar más, lo importante es estar pendiente de una llamada de Iron Man en la próxima misión de los Avengers. Todo lo demás es periférico en la vida del quinceañero: la escuela, sus amigos, sus ambiciones, su tía May e incluso la niña que le gusta. Mientras tanto se pasa los días tratando de ayudar al ciudadano de a pie, al indefenso, al débil de Nueva York.

En quince años nos ha tocado presenciar varios actores interpretando al superhéroe adolescente Spider-Man a cargo de Sony, que no es poca cosa. En 2002 Tobey Maguire y Andrew Garfield en 2012. En esta ocasión le toca a Tom Holland meterse en mallas rojas y azules. La gran diferencia es que Marvel dirige todo para incorporar a uno de los superhéroes más icónicos de todos los tiempos a su inmensa maquinaria, nada más y nada menos que de la mano del Tony Stark de Robert Downey Jr.

Con seis guionistas y dirigida por Jon Watts, Spider-Man: Homecoming se renueva totalmente. Parker no es el nerd de Maguire ni el geek de Garfield, sino más bien un adolescente con problemas de adolescente. Completa el marco su amigo Ned, interpretado por Jacob Batalon, con quien se reúne a armar sets de Lego y que siempre quiere estar en el centro de todo. Emocionado y deslumbrado, Peter Parker quiere más en su plato, codearse con Thor y Hulk, pero para eso aún falta que lleguemos a Infinity Wars.

Mientras tanto Spider-Man deberá conformarse con Adrian Toomes, un tipo a quien le quitan su contrato de limpieza luego de los eventos de Avengers y ve como medio de supervivencia robar tecnología chitauri para venderla en el mercado negro. Toomes termina por volverse en Vulture, un villano con alas mecánicas pero clasemediero, alienado, en un mundo de dioses y multibillonarios, interpretado por Michael Keaton, quien ya ha sido Batman y Birdman.

Homecoming está genial, tiene giros inesperados, maneja una buena tensión culminada entre un diálogo precioso entre Toomes y Peter, y se agradece la poca presencia de Tony Stark para dar protagonismo para un personaje que desafió las convenciones sociales  del sidekick en los cómics para ser el superhéroe adolescente que todos aman creado por Stan Lee y Steve Ditko.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Guatemala supera las 7 mil muertes por COVID-19

El Ministerio de Salud reportó 1,345 contagios nuevos en la última actualización. La cartera de salud también informó que 22 personas murieron a causa del virus. 

noticia @rickylopezbruni
La de la arenisca salmón

Sin Filtros

noticia Redacción
Sin claridad sobre ingreso de más vacunas Sputnik V

El gobierno había anunciado el ingreso de otro lote de dosis de la vacuna rusa para esta semana. Las vacunas no fueron enviadas.



Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

360 A vuelo de pájaro

otras-noticias

Abogado Marco Alveño confirma que su declaración ante la FECI es real

otras-noticias

Publicidad