[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Dátiles gratis

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

Escribo desde una segunda planta, con dos amplios ventanales que dan a un balcón por el que se aprecian los techos de las casas vecinas y algunos árboles alrededor. Cada vez más construcción, cada vez menos follaje, dentro de diez años esta ciudad va a ser irrespirable. Y no quiero ni
pensar en el tráfico.

De las paredes cuelgan dos cuadros, una serigrafía de Danny Schäfer y un óleo que Efraín Recinos hizo de mi madre cuando él tenía 21 años y ella 15. (La historia de ese cuadro tiene lo suyo. Algún día la contaré).

Ambas piezas viajaron un buen trecho antes de llegar hasta aquí, primero por carretera de ciudad de Guatemala a Santo Tomás de Castilla, luego en barco hasta Amberes, donde hubieron de embalarse con otras pertenencias que zarparon, ya consolidadas, rumbo al sur, bordeando la Península Ibérica para alcanzar el Estrecho de Gibraltar, cruzarlo, atravesar el Mediterráneo e ingresar por el Canal de Suez al Mar Rojo hasta su encuentro con el Océano Índico, en las costas de Yibuti donde, ya en tren, fueron conducidas 800 kilómetros tierra adentro rumbo a su destinación final.

La ciudad es horrible pero en el barrio donde vivo –ya lo decía en otra ocasión– me la paso a todo dar. ¿Molestias, reveses, detalles aciagos? Claro que los hay. Los malditos apagones, para empezar: desde hace mes y medio el trabajo se me dificulta muchísimo; a veces la compu se queda sin batería, a veces me levanto de madrugada y no hay luz para ver mis papeles, a veces es de día y tengo suficiente carga pero no hay conectividad, y entonces tampoco hay modo de acceder al Internet. Una mierda.

Menos mal, aquí cerca, a media cuadra, hay un hotel a donde voy aprovechando que tienen planta de diesel para cuando falla la electricidad. Durante todo el Ramadán, que acaba de terminar, me recibían con una porción de dátiles almibarados, cortesía de la casa. Para corresponder el gesto –agrado quiere agrado– pido un macchiato doble o un té con leche de camello y procuro dejar una generosa propina. ¿La calidad? De primera, no exagero. ¿El precio? De risa: entre cinco y seis quetzales.

Puedo recitar de memoria los comercios que hay en la calle, saliendo de casa, rumbo al hotel: primero, un hospedaje de tres pisos en cuyos balcones veo a los gatos asolearse desde mi ventana; a la par, una pequeña abarrotería que abre a las nueve de la mañana y cierra pasada la medianoche; enfrente, al otro lado de la calle, una galera con tres o cuatro quioscos de venta de khat, hoja estimulante que se mastica mucho por acá; a la par, una carnicería, un puesto de café artesanal y, justo en la esquina, otra venta de abarrotes. La calle es empedrada y a ratos cunde el hedor de las reposaderas. Por el suelo se arrastran algunos lisiados que malviven de la solidaridad del barrio.

No he conocido sobre la faz de la Tierra a gente más orgullosa que la de aquí. Sólo los rusos, tal vez. De ahí, ni los gringos, ni los argentinos, ni los japoneses. Este país se jacta de ser el único en toda África que nunca fue colonizado, y es verdad que, teniendo a la vista lo mal que la han pasado las repúblicas vecinas, la soberbia local está justificada… así sea sólo en parte, ya que de todos modos la globalización, zarpazo colonizador definitivo, ha venido a modificar hábitos, prácticas y usanzas.

Como en todo el mundo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Roberto Martínez, el “Guardiola” de Bélgica

¿Quién es el técnico Roberto Martínez? ¿Quién es este español ‘so British’, adoptado por Bélgica, que ha hecho de los Diablos Rojos un equipo temible antes de enfrentarse a Portugal en octavos de la Eurocopa el domingo?

 

noticia Verónica Spross de Rivera
Empleo y educación vs. migración

Es de reconocer que el principal motivo de la migración es económico.

noticia Estuardo Artiga / Suplementos
Vivendo presenta línea de electrodomésticos “Café”


Más en esta sección

Porras justifica la continuidad de Pineda en el MP, a pesar de ser investigado por filtraciones

otras-noticias

Guillermo del Toro: “‘Tollhunters’ siempre fue algo personal para mí”

otras-noticias

Consuelo de los corruptos

otras-noticias

Publicidad