[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

El búnker (2)

opinion

buscando a syd

Con todo y talanqueras, en la calle de la Embajada de los Estados Unidos, quiero decir en la avenida, no impiden el paso, al menos el peatonal.

Cosa aparte es pedir visa. Cuando de visa se trata, no dejan pasar a cualquiera.

Aunque hace mucho mucho tiempo que no viajo a los Estados Unidos –desde que me di cuenta que no me gusta viajar– aún recuerdo la última vez que fui a pedir el documento. Se respiraba la cruda energía del terror, ante los cancerberos y sus preguntas milimétricas, y sobre todo burocráticas. Ríanse ustedes del castillo de Kafka.

¿Cuántos frustrados –denegados, rebotados-– vomitó este edificio? Uno piensa en todos aquellos a quienes no les quedó otro remedio que agarrar el tren de la muerte y ser pisados por el sol sangrante de los indocumentados. O bien tuvieron que quedarse en el país, en donde mueren de hambre y viven en la ultramarginalidad, como los preferidos nacionales que son.

Allá, en la esquina, van haciendo fila, o pululan en los alrededores, muchos de estos solicitantes. Así es como la Embajada ha generado todo un ecosistema alrededor de sí misma. Pequeña economía gravitante tirando a informal, que incluye comedores ejecutivos, parqueos formales o informales, servicios de fotos y fotocopias, asistencia migracional de toda índole. Que no le pongan, dice un rótulo de la embajada, en tales u otras palabras.

Este hormigueo a ratos superlativo ha de contrastar con el ambiente interior de la Embajada, en donde reuniones de alto nivel a buen seguro ocurren. Uno solo puede sospechar las cosas que se discuten ahí dentro. Desde mi ventana, veo a todos esos personajes encorbatados en procesión. ¿Quiénes son esos sujetos? No sé. Ignoro si son crápulas o respetables. Si estuviera atento al acontecer nacional, a lo mejor sabría.

La Embajada tiene eso de eminentemente político. Es realmente el símbolo de un sistema. Todas las manifestaciones sociales, con sus pancartas respectivas, hacen parada obligatoria, enfrente. Es un automatismo. Yo mismo fui a manifestar ahí hace muchos años, por lo de Irak. Le dábamos flores a los pilotos vehiculares, como si estuviéramos en el verano del amor. El evento le regaló una escena a mi novelita Labios.

Esta Embajada se ha constituido como un pedazo crucial y muchas veces filibustero en la historia de nuestro país, para rabia de muchos, que odian a los Estados Unidos, a quienes ven como los verdaderos dueños de la zafra y la finca.

Es así. Lo que no sé es hasta qué punto y en qué grado. Pero desde luego, la influencia es innegable. En otra columna –llamada “Amor prohibido”– dije que nunca caigo en el error de confundir a la globalidad de estadounidenses con sus gerencias y administraciones. ¿Decir esto le cuesta la visa a uno? A saber.

Lo que sí sé es que no es nada fácil tener acceso a territorio estadounidense en estos tiempos. Según mis cálculos, sería mucho más sencillo matarse y renacer en territorio gringo: las probabilidades son de veras más altas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Djokovic ya planifica Wimbledon

El flamante campeón de Roland Garros, el serbio Novak Djokovic, realizará su preparación para Wimbledon disputando los dobles en el Mallorca Championships la próxima semana, anunció el torneo de la isla.

 

noticia IN ON CAPITAL
Índice de servicios en EE. UU. toca récord

Se espera que el crecimiento sea el más fuerte en casi cuatro décadas.

noticia AFP
Lewis Hamilton recupera terreno

Derrotado en la batalla de Estiria de la semana pasada, Lewis Hamilton superó a Max Verstappen este viernes en la jornada de las dos primeras sesiones de ensayos libres del Gran Premio de Austria, que se disputa de nuevo en el circuito de Spielberg.

 

 



Más en esta sección

Operación naval incauta 116 toneladas de cocaína

otras-noticias

Biden pide renuncia del gobernador de Nueva York por acusaciones de acoso

otras-noticias

Fontabella y Sophos celebran el Bicentenario y presentan libro de Francisco Pérez de Antón

otras-noticias

Publicidad