[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Quince de junio

opinion

buscando a syd

Una costumbre que he tenido a lo largo de ya varias décadas es la de juntarme a cenar cada martes con mi madre.

No es fácil, para una persona como yo, una persona privada, solitaria, una persona que gusta de bunkerizarse, fantásticamente paranoica, cultivar una relación de largo aliento (tengo, de esas, dos).

Quizá es la manera de ser de ella, respetuosa, receptiva, siempre generosa, y abierta, la que ha permitido que yo cumpla con ese contrato tácito, esta cita nuestra, y sobre todo que no la sienta yo como una obligación meramente social o familiar, sino, más bien, como una genuina expresión de la amistad que puede a veces darse entre una madre y su hijo.

Pero no es porque sea mi madre –aclaro– que yo he dado continuidad a este ritual. No creo en los lazos o imposiciones de la sangre. Tampoco en la política familiar. En lo único que creo es en la afinidad profunda y en la intimidad auténtica.

Por supuesto, alguien podría preguntarme: ¿qué sabe usted de intimidad, si siempre la rehúye? Es un buen punto, y no tengo los argumentos para rebatirlo. Aun así, y de todos modos, me atreveré a afirmar que mucho que lo que las personas llaman intimidad no es otra cosa que pseudointimidad, codependencia.

Quiten ustedes los filtros, los comercios, los miedos, las complacencias, las pasividades, las manipulaciones, las opresiones, los sojuzgamientos, las intolerancias, las condescendencias, las intrusiones, los moralismos, los gravámenes, las crueldades, las rebeldías, las ínfulas, los rechazos, las descortesías, las conmiseraciones, los teatros, las inmadureces, las indiferencias, las abdicaciones, en fin, todas las formas persuadidas en que usamos al otro para confirmarnos a nosotros mismos, y quedará ya muy poca cosa.

Así son la mayoría de intercambios. No todos, sin embargo, y no este. Y no porque yo sea una persona precisamente fácil: aguantarme a mí no es así nomás. Soy una persona repetitiva, acerba, neurótica, y como ya sugerí, tiro y tiendo al aislamiento. Así pues, sentarse a comer conmigo es recibir una masa de angustias, de prescripciones, de burlas, de crudezas, de silencios. ¿Quién puede driblar todo eso? Mi madre, al parecer.

Con lo cual tampoco pretendo celestializarla. Ella también tiene sus cosas: sus indecisiones, sus edulcoraciones, sus inaceptables connivencias. Y si está dispuesta a cenar conmigo, martes a martes, por algún triste karma será.

Pero más allá de eso puedo decir que mi madre y yo podemos vernos a los ojos y saber que no somos ni demonios ni elfos: solo seres humanos en este viaje de la condición humana.

Cuántas veces, en cuántas mesas, en cuántos restaurantes, hemos intercambiado, entre los desencantos, los tedios y las inspiraciones, palabras necesarias y amigas. Es un vocabulario compartido, un juego de signos y mensajes, el de nosotros, que se ha desarrollado lenta, geológicamente, a lo largo de años. Por esto, por esta cercanía y por esta reverberación, solamente, es que vale la pena la vida, que ella me otorgó. Ojalá que la suya continúe por mucho tiempo más.

Hoy es quince de junio.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Guatemala supera nuevamente los mil casos de Covid-19 por día

Salud reportó que ayer fue el día con mayor pruebas realizadas desde que llegó el virus al país.

noticia Fernando González Davison
¡Sin país no hay desarrollo!

¡No más deuda ni corrupción al comprar la vacuna!

noticia César Flores Soler / Colaborador elPeriódico
Mujer con alerta Isabel-Claudina se escondió dos días en la selvas de Petén


Más en esta sección

“El Chancle”

otras-noticias

Las entrañas del poder VI

otras-noticias

El Panteón no es para Rimbaud

otras-noticias

Publicidad