[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Payasos

opinion

buscando a syd

Podríamos hablar de ese arquetipo poderoso: el payaso.

Hay payasos de espíritu muy noble, payasos productores de alegría, angelicales payasos –puro amor y candidez. Regalan perritos de globo mientras el sol de la tarde reverbera sobre la tierna cocacola, ya servida en vasitos de plástico. A esos payasos los queremos bastante.

O no. Hay mara que frikea con los payasos (en cuenta, si recuerdan, Kramer, de Seinfeld) y es porque hay algo de frikeante en ellos. Será porque el payaso representa, en su atuendo extravagante, lo Otro amenazante, portador de una magia oscura: el humor, portal a nuestros demonios más privados, a nuestras fatales menudencias, a nuestros sentimientos más intensos de inadecuación. ¿Nunca han estado en un circo rezando porque el payaso no los elija de entre el público? Yo sí.

La cultura popular no ayuda, pues abunda en referencias de payasos para nada solares, así por ejemplo el clásico Guasón, de Batman, o el payaso de It, del gran Stephen King. Cuando yo era adolescente escuchaba una banda de metal llamada Dangerous Toys. Y miraba con fascinación las portadas de sus discos, en donde aparecía un payaso extravagante y mala taza. Payasos de dientes podridos que han alimentado nuestras más sinceras pesadillas.

Ese payaso eterno de la noche, como sacado de una oscura teúrgia, que, desde su macabra sonrisa, nos comanda y nos hipnotiza, y nos congela la voluntad. La única forma de lidiar con un payaso así es quebrando una botella de vidrio e insertándole el chaye en la yugular, para que mane una ola de sangre, cosa que he hecho un par de veces.

De otro modo será el payaso quien nos liquidará a nosotros, y será él quien nos irá jalando de una pierna sin vida a través de algún pasillo oscuro, iluminado intermitentemente por los fogonazos de alguna tormenta. Así funcionan estas cosas.

Aparte de los payasos alegres o de los que dan miedo, los hay que dan y destilan asco. Todos nos hemos encontrado alguna vez con un payaso bolo y sucio y tosiente y patético. ¿Nunca vieron esa película de humor negro, Shakes The Clown (1991)? Pues algo así.

Payasos como esos son muy fáciles de encontrar en cualquier país del tercer mundo que se respete, por virtud de esos pequeños circos repugnantes y descosidos que lo van recorriendo (siempre hay un beato que pretende sublimarlos). O payasos de la calle, como ese que vi la otra vez, el más triste que he visto en toda mi ramera vida. A lo mejor Arjona lo agarra y le da brete en su nueva gira, como a Panchorizo.

También están los payasos ridículos. Argumentará el listo del salón que esa y no otra es la intención de todo payaso: la ridiculez. Pero yo distingo entre la ridiculez virtuosa y la ridiculez involuntaria. En esta última categoría entra el Presidente, que inveteradamente recibe memes insaciables al respecto. Por muy serio, director y moralista que ponga, por muy sermoneador y gendarme, ese mote de fantoche es que jamás se le quita. Como no se quita la percepción de que el gobierno es una broma de mal gusto.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Holly Robertson | AFP
El apagón informativo de Facebook en Australia hace temer el auge de la desinformación

El apagón informativo de Facebook se produce pocos días antes de la implantación de la vacuna contra el covid-19 en Australia y preocupa que los mensajes oficiales sobre la salud se vean ahogados por los de los antivacunas.

noticia Europa Press
Agujeros negros reducen la búsqueda de partículas de materia oscura

Los bosones ultraligeros son partículas hipotéticas cuya masa se predice que será menos de una mil millonésima parte de la masa de un electrón.

noticia AFP
Crisis por nuevo retiro de fondos de pensiones en Chile vuelve a golpear a Piñera

La oposición recrimina al Presidente que las ayudas sociales han sido pocas, selectivas y tardías para la magnitud de las cuarentenas prolongadas



Más en esta sección

San Juan de Dios dirige 27 compras de pruebas de COVID-19 a un solo proveedor

otras-noticias

Las organizaciones y grupos que participarán en el paro nacional

otras-noticias

Exjefe de la FECI reitera razones por las que fue destituido

otras-noticias

Publicidad