[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

El reguetón académico

opinion

Lado b

Un concierto de reguetón, para celebrar la declaratoria de Huelga de Dolores, en los campos de la Usac, fue el objeto de una curiosa polémica la semana pasada. La controversia, hay que decirlo, no solo se generó en el terreno de las apreciaciones musicales, sino en el de la legitimidad de algunas asociaciones estudiantiles, específicamente la AEU y el Honorable Comité de Huelga, acusadas de corrupción y nula representatividad dentro del estudiantado. ¿Se perdió el espíritu contestatario de la Huelga de Dolores? ¿Es válido reemplazar a Los Guaraguao y a Carlos Mejía Godoy, que han sido presencias tradicionales en el concierto de declaratoria de huelga, por el reguetón de Alexis y Fido? ¿Puede un género musical tan impregnado de alcohol y fluidos sexuales sonar en un centro educativo superior? Fueron algunas de las preguntas que alimentaron la discusión en los medios y en las redes sociales. Si no fuera por la crisis institucional que vive el país, el debate generado podría considerarse como algo pintoresco y folclórico. Pero, dadas las circunstancias que atravesamos, podría también servirnos para reflexionar sobre el papel que cumple en la actualidad la Universidad de San Carlos, como entidad rectora de la educación superior, en la vida cultural de Guatemala. Una reflexión necesaria, pero a todas luces ajena a las preocupaciones de las autoridades de la Usac.

La verdad, si no fuera porque vivo a la par de la Ciudad Universitaria, la entrada de Alexis y Fido al sagrado templo del saber académico en Guatemala me tendría absolutamente sin cuidado. Lo insoportable es aguantar durante la madrugada los retumbos, la gritería, los balazos… sí, los balazos. “Si siguen disparando, vamos a tener que quitar la música”, anunciaba una noche de viernes, sin mayor convicción, una edecán, mientras el “perreo” tronaba despiadado casi a la par de mi cama. No sé si los disparos se debían a la algarabía, a la violencia ambiente o a una curiosa  forma de crítica musical, pero de que sonaban, sonaban, incluso de manera más armoniosa que la música misma. No me gusta el reguetón, no porque crea que sea una música de clases inferiores como se proclama, sino porque me remite a lo más detestable de una época y un país. Para mí es algo así como la banda sonora de nuestra propia degradación. Un mantra al revés, es decir un ruido perenne, reiterativo y embrutecedor que más que liberar atrofia los sentidos y el entendimiento. Es por lo mismo, que oírla sonar en un espacio dedicado en principio al conocimiento resulta grotesco y hasta un poco triste.

Hay reguetón inteligente, me dicen, y me remiten a los primeros discos de Calle 13. De acuerdo, pero no es necesariamente el reguetón que les interesa en la Universidad de San Carlos. Tampoco, aclaro, defiendo lo que aquí llaman “trova”, para referirse a la música de protesta o de contenido. No me agrede ni me entorpece, ni tampoco me molesta, pero impuesta como religión o como única realidad sonora posible, comprendo que también puede resultar fastidiosa. Como el rock, el merengue, el metal o la cumbia si los convertimos en dictadura y fundamentalismo. Una universidad, por supuesto, debe estar abierta a todos los sonidos, sobre todo a aquellos que apelen a la sensibilidad y a la inteligencia. Estaría obligada, también, a tener un sentido crítico frente a las imposiciones de la moda o el mercado. De acuerdo, que entre el reguetón, pero también el jazz, la música clásica, la improvisación en conciertos al aire libre. El problema, supongo, es que estas músicas no son negocio para nadie.

laceituno@elperiodico.com.gt

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Una colonia de hormigas transporta en equipo el cádaver de un lagarto

La división de trabajo e interacciones a nivel colonial hace a las hormigas interesantes como animales a la hora de analizar y estudiar su comportamiento.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Capturan a supuesto acosador de una niña

Walter Sical fue detenido en Baja Verapaz.

noticia Redacción*
Esquema de lavado de dinero vincula a abogado de Peña Nieto con el cartel de Sinaloa

El presunto esquema de blanqueo de Collado empezaba con un ingreso en efectivo en una casa de cambio mexicana.



Más en esta sección

EE. UU. acusa a Irán de ataque a petrolero y promete respuesta

otras-noticias

Los chats que revelan la fuga de información del despacho del MP

otras-noticias

Scarleth Ucelo cumple en Tokio

otras-noticias

Publicidad