[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Utilería doméstica para la salud

opinion

Ayer

Entre la utilería doméstica de antes era usual encontrar en muchos de los hogares chapines de la capital una serie de adminículos y objetos relacionados específicamente con el mantenimiento de la buena salud física de los miembros de la casa.

Los médicos no eran muchos en la Guatemala urbana de principios del siglo pasado. En la ciudad capital, por ejemplo, el hospital San Juan de Dios era el único en su tipo, el más famoso y completo, pero asistía únicamente casos extremos, operaciones, epidemias o accidentes. Las casas de salud de atención privada como la de los doctores Ortega eran muy escasas y costosas, por lo cual muchos de los problemas de salud se resolvían en casa guiados por algún facultativo, la experiencia o por el saber popular.

Las amas de casa de antes eran las encargadas de resolver los problemas inmediatos de la salud de su tribu, con procedimientos que comprendían desde recetar el número de cuchadas de aceite de resino o de aceite de castor que debía de tomar el pequeño para resolver su empacho, sino preparar las aguas, tizanas e infusiones para calmar los nervios, los cólicos, hipos y hasta el susto o mal de ojo del bebé.

Estas mujeres, arrechísimas en hacer y lograr maravillas, manejaban con destreza el equipo que nunca faltaba en casa: envases, tripas y pipetas para las temidas lavativas; el termómetro de vidrio y mercurio para medir la fiebre, el cual ponían sin recato en la boca, axila o trasero del bebé; la bolsa de agua caliente, la cual sustituían con ingenio por una botella vacía de vino de grueso vidrio y tapón de corcho; las campanitas de vidrio para las ventosas y el equipo de palangana y cuchillo filudo para realizar las medievales sangrías. El sacaleches, bomba de pera para sacar mocos, la jarillita china para el agua salina para los baños de nariz, hasta el equipo de agujas y jeringas de vidrio para inyectar la vitamina o las inyecciones de leche.

Toda esta utilería casera era almacenada en lugares especiales, armarios dedicados para tal efecto, pues no era apropiado compartir el espacio de ollas, sartenes y cazuelas de la cocina con las bacinicas de peltre, el urinario, el pato, palanganas o las pipetas del lavado.

Este equipo casero se iba formando con el paso del tiempo y por las limitaciones de la época, cuando los partos se llevaban a cabo en las casas, se cuidaban a los enfermos de tuberculosis en el hogar e inclusive, se realizaban algunas de las operaciones.

Quizás porque fui la última de seis hermanos y nací para festejar las bodas de plata de mis padres, encontré bastante completo el armario del equipo médico de mi casa, el cual me aterrorizaba ver muy bien guardado en el armario del baño y que mi madre utilizaba con la destreza y saber de los años: bolsa de tela de cuadritos y tapadera de metal para hielo para la muela hinchada; la bolsa de hule para el agua caliente para el cólico; las temidas lavativas de jabón para mitigar el estreñimiento; el pato y el urinario cuando el paciente no podía pasar al baño, en tiempos en que el único remedio para pasar la hepatitis era la inmovilidad completa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europapress
Conoce a Wyatt Youngblood, de 12 años, un premiado productor de vino

El menor colabora en la bodega de su familia.

noticia Jeffrey D. Sachs
Por qué EE. UU. debe cooperar con China

Economía y Justicia

noticia Ferdy Montepeque/elPeriódico
Consejo Superior sin resolver tachas contra candidatos a la CC

El CSU tiene planeado designar a un magistrado titular y otro suplente en la sesión programada para el 26 de febrero.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

El comal le dijo a la olla…

otras-noticias

OPS pide endurecer medidas en países de alta transmisión, entre ellos Guatemala

otras-noticias

Maga pretende instalar 11 mil huertos familiares en este año

otras-noticias

Publicidad