[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Llorar en el tráfico

opinion

Lado b

Creo haber leído en alguna parte que hubo calendarios donde los primeros días (aunque también pudieron haber sido los últimos) del año no existían. Un vacío en el tiempo. Un pasaje oscuro o luminoso necesario para irse aclimatando a un nuevo ciclo del movimiento terrestre. Periodos rotacionales, como dicen los astrónomos, sin tráfico que afrontar, sin cuentas por pagar, sin útiles, sin inscripciones, sin revisiones médicas ni mecánicas, sin propósitos, sin informes presidenciales, es decir sin todo eso que se nos viene encima nomás despertamos un dos de enero y nos acordamos de que el mundo sigue girando. Jamás pensamos que llegaría ese momento en que nuestro futuro inmediato estaría determinado por el precio de los cuadernos escolares; en que un millón de carros más estarían ahí quietecitos, esperando la señal, el banderazo de salida, para hacernos la vida aún más miserable durante los próximos 365 días. Si regresar a tu casa te tomaba dos horas, de hoy en adelante serán tres y date por bien servido. Peor sería regresar a pie o en aquella carreta que daba un paso hoy y el otro mañana.

II

Ayer por la mañana recibí una llamada extraña, que me sacó de repente de ese sopor, estupefacción y desconcierto (todo junto) que me provocan los primeros días de enero. Me dijo que era mi primo, que me recordara, que hacía algunos años se había ido a Estados Unidos. Anselmo, dije por decir algo. Sí, el primo Anselmo, me respondió, ese era su nombre. Me llamaba de Los Ángeles y tenía que regresar a Guatemala antes de que Donald Trump tomara posesión como nuevo presidente de Estados Unidos. El viaje era accidentado, tenía que pasar por México, Honduras y El Salvador. Como no comprendí la lógica del trayecto, le dije que mejor le pasaba al primo Emeterio, que él sabía de esas cosas. Que Emeterio no podía hacer nada por él, me respondió, que ya habían hablado. “Tenés que ser vos, sos mi última esperanza”. El tipo, por supuesto, quería estafarme. Según whocallsme.com, el número pertenece a un tal Timothy y me llamaba de Guadalajara. Tenía muchos días de no pensar en Trump y me pregunté qué hubiera pasado si la llamada hubiera resultado verdadera. Qué va a ocurrir con toda esta gente (mis semejantes, mis primos, mis hermanos) cuando los echen como indeseables del país hacía donde escaparon buscando un mejor futuro y Guatemala, paradójicamente, se convierta en “la última esperanza”.

III

De lo anterior no habló Jimmy Morales en su pasado Informe de Gobierno. O tal vez sí, lo que pasa es que me cuesta escuchar sus alocuciones hasta el final. Con nueva o vieja política, la retórica y la ripiosidad de estos informes no varía un centímetro. Todo va bien o podría ir peor y aquí el problema es la maledicencia de los guatemaltecos que no están contentos con nada. Como todos nos esperábamos un efusivo discurso resuelto en 140 caracteres, él se empeñó en alargarlo e inflarlo hasta quedar casi exhausto. Aunque confesó que de vez en cuando se le “escapa” una lágrima en público, esta vez controló su sentimentalismo y emotividad y supongo esperó hasta la noche para, ya en la fría soledad de su habitación, ponerse a llorar a mares, como lo hace cuando piensa en Guatemala. Así dijo. Este país, por supuesto, merece sus lágrimas. Y las de nosotros, digo yo. Y las de todos los primos Anselmo que en este momento, a miles y miles de kilómetros, sienten que se les terminó la vida. Lo bueno del tráfico, o del “caos vehicular”, es que uno tiene todo el tiempo para llorar.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia El País
Los herederos de la dinastía Ortega Murillo y su cárcel de oro

Ocho de los nueve hijos de la pareja presidencial nicaragüense tienen rango de asesores, controlan el negocio de la distribución del petróleo y dirigen la mayoría de los canales de televisión y compañías de publicidad que son beneficiadas con contratos estatales. Pero su libertad de movimientos es limitada y deben responder a los dictados de Rosario Murillo.

noticia Redacción*/ elPeriódico
Trabajadores de Salud exigen pago y firma de contrato en Izabal
noticia Emma Gómez/ Colaboradora de elPeriódico
Ligan a proceso a hermanas por agredir a periodistas en Totonicapán

Las hermanas María Guadalupe y Lucía Petronila Saquic García fueron ligadas a proceso penal por los delitos de lesiones graves y resistencia con agravación, supuestamente por agredir a tres periodistas.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Autoridades salvadoreñas incautan 200 kilos de droga valorados en 5 millones

otras-noticias

Martinelli al banquillo en un nuevo juicio por espionaje político en Panamá

otras-noticias

Policía de Nicaragua detiene a quinto aspirante presidencial por la oposición

otras-noticias

Publicidad