[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Los extremos del bastón

opinion

follarismos

La tragedia que cobró seis vidas hace una semana en el volcán de Acatenango ha desencadenado en las redes buena cantidad de discusiones que se han ido polarizando alrededor de posiciones aparentemente contradictorias e irreconciliables: o bien se responsabiliza a las víctimas mismas porque pecaron de candidez e ignorancia, o se acusa al Estado por su inoperancia o ausencia. Sin embargo, enfrascarse en una polémica semejante para dirimir cuál de los dos posicionamientos tiene razón es tan absurdo como pretender decidir cuál de los extremos de un palo o bastón es más útil o importante para andar, si el de abajo o el de arriba.

En realidad, cualquier extremismo al respecto muestra falta de sentido de la realidad, pues el individuo no existe y no se desarrolla sino gracias al grupo humano que lo acoge, en cuyo extremo más elaborado encontramos la figura del Estado como un ente complejo que –en principio– pretende formar y administrar la vida pública y los intereses de la población, ordenando al máximo la satisfacción de las necesidades de la mayoría de los individuos en cuanto a salud, alimentación, vivienda, educación, seguridad y trabajo. Privilegiar solamente uno de estos extremos conceptuales (el individuo con sus funciones “privadas”, o el Estado con sus tareas “públicas”) como única realidad digna de tenerse en cuenta, es una actitud propia de ignorantes y de dogmáticos (lo que suele ser lo mismo).

Las nociones de individuo, por un lado, y de colectividad erigida en Estado, por el otro, si profundizamos en ellas, se nos aparecerán como espejismos lingüísticos, porque ambas constituyen dos aspectos dinámicos de una misma moneda en la que cada término funciona como el mapa de un territorio complejísimo cuyas orillas se confunden con el otro, llevando la energía creadora desde lo colectivo hacia lo individual, y de lo particular hacia lo general, conformando de este modo esa continuidad global que llamamos realidad social o realidad humana. De manera que el individuo como tal, como cosa en sí pretendidamente separada del contexto, es siempre una condensación de lo colectivo o un resultado de múltiples relaciones (o sea, un producto tanto de la comunidad familiar como de los aprendizajes y experiencias hechas en sociedad) en un tiempo particular y fugaz llamado “persona” (“máscara”, en griego), cuya autoconciencia construye su propio escenario para luchar desde su “individualidad” a favor o en contra del destino y de todo aquello que lo determina por encima y por debajo de él.

Bueno, yo quería hablar de las responsabilidades en la catástrofe del Acatenango y resulta que terminé haciendo una disquisición un tanto académica sobre los polos de esta tragedia, a saber, los individuos, por un lado, y el Estado, por el otro. Lo evidente es la falta de previsión y de conocimiento de las chicas y chicos que murieron, así como la falta de previsión e intervención por parte del Estado. Pero ya que es al Estado a quien le compete la responsabilidad final de construir ciudadanía y de velar por la seguridad de sus ciudadanos, está claro que el responsable de fondo de esta tragedia es el Estado. Porque en cualquier sociedad moderna, es al Estado a quien le corresponde informar, advertir y educar, a través de las instituciones apropiadas, a sus ciudadanos, y no se puede culpar a estos últimos ni a sus familias por el hecho de no saber, ya que el saber o no saber, así como los usos de tales saberes, son un asunto de aprendizaje y de práctica social, y no un asunto meramente privado o familiar. Pero como no somos una sociedad moderna y estamos lejos de serlo, esto explica aquello.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia San Francisco | EFE
Twitter lanzará su servicio de audio para competir con Clubhouse en abril

El objetivo de la red social es que el servicio compita de tú a tú con Clubhouse, que en los últimos meses ha ganado gran popularidad en especial tras las entrevistas a figuras como el consejero delegado de Tesla, Elon Musk, y el cofundador y máximo responsable de Facebook, Mark Zuckerberg.

noticia IN ON CAPITAL
Fed se compromete con política expansiva

La curva de rendimiento de EE. UU. se aplanó por segunda sesión consecutiva.

noticia AFP
China informa de la primera muerte por coronavirus en ocho meses

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

OPS pide endurecer medidas en países de alta transmisión, entre ellos Guatemala

otras-noticias

Maga pretende instalar 11 mil huertos familiares en este año

otras-noticias

En Guatemala se ha vacunado el 0.76 por ciento de la población contra el COVID-19

otras-noticias

Publicidad