[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

Las tilicheras

opinion

Ayer

Los armarios y las tilicheras han sido por años los muebles más queridos y entrañables de los guatemaltecos de ciudad. Los armarios guardan la intimidad de las personas, sus haberes personales más íntimos y hasta sus secretos. Todo lo que debe estar fuera del ámbito social público.

Las tilicheras o vidrieras, por el contrario, son esos pequeños muebles diseñados con vidrios y estanterías de madera, escaparates, cuya función primordial es la de guardar, a la vista, los pequeños tesoros o trofeos de familia.

En las tilicheras se guarda de todo, al gusto del cliente, pero principalmente los objetos pequeños, los más queridos o significativos. Muchas veces, los que han sido heredados de generación en generación, como la tacita de china en donde tomaba la leche caliente y endulzada la abuela cuando era pequeña; el tenedor de plata de la tía con el nombre grabado con letra cursiva o la colección de tacitas china, sobrevivientes de los terremotos.

En las tilicheras se guarda todo aquello que no queremos que se quiebre o destruya, pues consiste en el patrimonio en miniatura de toda una vida. Se colocan a la vista, en los lugares públicos de la casa como salas y comedores, y en estos tiempos principalmente en las casas más tradicionales.

Su disposición interna no guarda alguna estética específica sino lo importante el el almacenaje las pequeñeces más significativas de la casa: los novios que decoraron el pastel de bodas de la hija o la muñequita quinceañera, hasta un recuerdito de matrimonio va a parar a la tilichera.

Debemos de admitir que las tilicheras las colecciones de pequeños objetos han dejado de estar a la moda últimamente, sofocados por el nuevo gusto minimalista y de grandes proporciones, en donde intuyo no hay cabida para los sentimientos personales e íntimos.

Confieso que me encantan los comedores con tilicheras, pues me permite conocer, dibujar e imaginar a los habitantes de la casa. Estos muebles repletos de fantasías me devuelven a tiempos más sinceros y menos complicados, en donde nos sorprendía la magia de ver nevar dentro de una bola de vidrio. En donde los logros, haberes y los tesoros de la vida de una casa, podía exhibirse dentro de una vitrina, como el título de educación media o el regalito de la tía, el vasito pintado para poner los mondadientes.

Las tilicheras guardan los tesoros de la casa; importantes solo a la familia por su valor sentimental, como las moneditas de cinco centavos bañadas en pintura dorada que sirvieron como arras en el matrimonio de los padres; la colección de botellitas de licor o las cucharitas con el nombre del país visitado en la excursión a Europa. O yo, que en mi tilichera personal del comedor de casa guardo el pequeño pavo real de plástico que me encargó cuidar mi tía precisamente antes de morir y la pequeña góndola que perteneció a mi padre, de filigrana plateada y esmalte, con la que el pequeño Luis jugaba en solitario, por los mares azules de papel su viejo Atlas inglés.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press/ Ediziones
La ciudad alemana de Ulm instala cápsulas futuristas para refugiar a personas sin hogar del frío invierno
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
MP presentan nuevo antejuicio contra el juez Mynor Moto

La FECI señala al juez de sostener reuniones con personas señaladas en el caso Comisiones Paralelas 2020.

noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
El alcalde de Quetzaltenango y su imposición de un paso a desnivel

El proyecto fue impulsado por el anterior alcalde, Luis Grijalva.



Más en esta sección

FECI y Alianzas por las Reformas se unen a amparos contra resolución de Sala que favoreció a Moto

otras-noticias

La UE en rojo; China y EE. UU. se expanden

otras-noticias

Avión vinculado al narcotráfico se estrelló en Honduras

otras-noticias

Publicidad