[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Columnistas

De autistas, enanos y ascensores

opinion

EL BOBO DE LA CAJA

Meses atrás me tocó responder de oficio a decenas de padres de familia afectados por lo que ellos percibían una manera irrespetuosa de referirme a sus hijos. “Debería disculparse”, fue el reclamo más común. “Sea responsable”. “Acepte su error”. “Rectifique”.

Se referían a mi columna del 29 de julio, en donde quise reflexionar sobre la enajenación causada por el uso intensivo de dispositivos electrónicos, redes sociales, juegos en línea y aplicaciones para el entretenimiento digital. La situación en el mundo se pone cada vez más difícil –remataba– y lo que menos necesitamos es “el estorbo de una parvada de autistas robando oxígeno”.

A partir de ahí se instaló la incomunicación y la discordia. Lo que yo pretendía era señalar a aquellas personas, sobre todo jóvenes millennials, “encerradas en su mundo, conscientemente alejadas de la realidad” según la definición número tres del diccionario que –nos guste o no– dota de contenidos específicos y más o menos consensuados al idioma del que echamos mano para dizque entendernos.

Ellos, en cambio, eligieron pensar que mis críticas se dirigían a sus retoños, pacientes todos ellos con síntomas ubicados dentro del espectro del autismo. Recibí una amonestación de la PDH. ¡Alguien, en un mensaje personal, llegó incluso a acusarme de promover la eutanasia! No hubo manera de hacerles entender que hablábamos de dos fenómenos distintos, aunque circunscritos a una misma expresión polisémica.

Poco después ocurrió algo parecido cuando usé la palabra enano. Un bullicioso coro de guardianes de las formas correctas se volcó al ruedo amonestándome. Yo aproveché para compartir con ellos la siguiente inquietud personal: ¿en qué medida la ofensa percibida es resultado de emplear una palabra supuestamente equivocada y en qué medida es, en cambio, resultado de la intolerancia y la hipersensibilidad de algunos lectores?

O, más aún, pensando prospectivamente, ¿qué pasará el día en que los adversarios de determinada expresión logren por fin su cometido de erradicarla? El diccionario, y quienes lo usamos como herramienta de consulta, habremos perdido una referencia única, una denominación irremplazable.

Discrepo tajantemente con esa noción, ingenua a mi criterio, según la cual basta con cambiar las palabras para cambiar asimismo la realidad. ¡Ojalá fuera tan fácil! El hábito no hace al monje, dicen las abuelitas. La mona, aunque se vista de seda, mona se queda.

Claro que el lenguaje es poderoso en su capacidad de reproducir comportamientos y mentalidades excluyentes, pero ojo: nunca será capaz de provocar por sí solo lo que provocan los hechos.

¿Han visto cómo se hablan entre sí los gringos cuando coinciden en el ascensor? Saben que un resbalón (decir nigger, por ejemplo) bien puede granjearles una demanda millonaria o una temporada en el bote. Afloran las sonrisitas de aprobación, las frases prefabricadas, las miradas de beneplácito. La hipocresía fluye como única victoriosa en esta puesta en escena vacía de contenido. Un espectáculo denigrante.

Tal vez convenga poner el énfasis en otro lado. Centrarse en la palabra es eludir lo medular, y conduce irremediablemente al cinismo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Roberto Antonio Wagner
Prioridades

La incertidumbre sigue reinando en el país y esto es responsabilidad del Gobierno.

noticia César Leonel Mejía Rodríguez / DPI 1876 03146 0101
¿De qué está hablando el Presidente del Congreso?
noticia Redaccion/elPeriódico*
Privado de libertad murió por disparos de la guardia penitenciaria

El detenido ingresó a la la prisión por presuntamente haber cometido un robo. Reos del lugar le exigían “la talacha”.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

IGSS iniciará con la administración de la segunda dosis contra el COVID-19

otras-noticias

Mbappé critica a Giroud ante la prensa

otras-noticias

Polonia y Lewandowski, con sed de triunfo

otras-noticias

Publicidad